TOLEDO GCE

Los asaltos durante el asedio del Alcázar (II)

No hay comentarios
El día 20 de septiembre de 1936, tras el ataque dos días antes con la explosión de la mina, los republicanos inician un nuevo asalto de infantería con participación intensa de la artillería y la aviación. El objetivo es acabar con las defensas externas que no permiten alcanzar el Alcázar y finalizar con el cerco. Los numerosos grupos de asaltantes partieron desde la Plaza de Zocodover y el Museo de Santa Cruz para arremeter contra los restos del Gobierno Militar y poder acceder a la zona oriental de la fortaleza. Durante la jornada y como hemos visto en numerosas fotografías y vídeos, el uso de una pieza de artillería de 75mm permitió acabar con la resistencia en el Gobierno Militar y la Puerta de Hierro. Esta fue una de las actuaciones más intensas de todo el asedio con 7 muertos y 57 heridos por parte de los sublevados y un número desconocido de bajas por parte republicana. 

Las fotografías que se muestran a continuación están realizadas entre el 22 y el 26 de septiembre y muestran cómo era el lugar y cómo se defendían los hombres de Moscardó hasta que este mismo ordenó la retirada al edificio principal ese misma noche. 


"A las 22,30 horas se ha efectuado, con todo orden y sin novedad, la evacuación preparada, inutilizándose el material que no se puede trasladar e incendiando los edificios." 
Diario de Operaciones del Alcázar de Toledo. 20 de septiembre de 1936.


El Gobierno Militar, en la actual calle Cervantes, quedó reducido a escombros tras el uso de petardos de trilita y los disparos directos que la artillería realizaba desde la entrada del Museo de Santa Cruz. Hoy, el edificio reconstruido pertenece a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en la Plaza Santiago de Caballeros. La siguiente fotografía, del Estudio Benítez Casaux, muestra un grupo de milicianos y soldados republicanos sobre los escombros del edificio el 26 de septiembre de 1936. 

guerra civil toledo asedio alcázar 1936
Restos del Gobierno Militar, 26 de septiembre de 1936. PARES/ Fondo Benítez Casaux. 

guerra civil toledo asedio alcázar 1936
La reconstrucción del lugar tras la guerra. Septiembre de 2018. 

Después del Gobierno Militar y pasar por la Puerta de Hierro, bloqueada por varios vehículos, los republicanos alcanzaron el zigzag y la explanada del Picadero. Esta parte estaba escalonada en varias terrazas hasta llegar a la parte alta donde se ubicaba el Alcázar. Los muros de cada altura protegían a los milicianos que se movían en pequeños grupos y en fila para evitar a los pacos de los defensores. Las fotografías tienen un valor documental enorme pues permite conocer toda la zona abandonada el 20 de septiembre y el movimiento de las fuerzas republicanas por el lugar todavía con el asedio activo. El peligro, aunque no lo parezca, es constante. 



guerra civil toledo asedio alcázar 1936
Puerta de Hierro durante el asedio del Alcázar en septiembre de 1936. Agencia EFE. 

guerra civil toledo asedio alcázar 1936
El Picadero y su explanada en la parte oriental del Alcázar. PARES/Foto Manzano. 

La explanada del Picadero y sus edificios presentaban un estado ruinoso debido a los bombardeos y la actuación de la artillería republicana que machacaba la zona desde San Servando y Los Alijares. Los vehículos habían sido abandonados en julio de 1936 al inicio del asedio y se encuentran en el mismo lugar.  


guerra civil toledo asedio alcázar 1936
Acceso al Picadero por uno de sus laterales. PARES/Foto Manzano. 

En el Picadero todavía se podían ver los antiguos escudos de España en sus paredes. Un miliciano, subido a una caja y con un trapo atado al fusil, posa para el fotógrafo en el interior del edificio. 



guerra civil toledo asedio alcázar 1936
Interior del Picadero en la zona este. PARES/Foto Manzano. 

Desde el Picadero se podía acceder a otros edificios que pertenecian a la Academia de Infantería, Caballería e Intendencia como el comedor, Santiago o el lavadero. La rampa de acceso al comedor estaba protegida por uno de los muros y esto permitió a los milicianos acercarse sin mucho peligro a estas construcciones. Una foto muy curiosa es la que aparecen tres personas, dos de ellos muy jóvenes, cargan con una vajilla completa de platos blancos que seguro han conseguido en el abandonado comedor de la Academia. Los milicianos sonríen al fotógrafo, como si hubieran conseguido un valioso trofeo. Al fondo, la rampa y la puerta del comedor con varios automóviles abandonados. En el suelo a la izquierda, se aprecia una zanja que permitía el movimiento a los sublevados entre edificios a resguardo de las bombas. Este tipo de detalles en las fotografías nos da una idea de cómo se realizó la defensa del perímetro exterior. 


guerra civil toledo asedio alcázar 1936
Cargando con platos del comedor del Alcázar. PARES/Foto Marina. 

guerra civil toledo asedio alcázar 1936
1936 / 2018.

Otra imagen realizada el 24 de septiembre por Luís Ramón Marín está tomada más cerca del comedor, justo al inicio de las rampas donde los sublevados tenían un parapeto con escombros. En el lado izquierdo de la fotografía, entre el coche y el muro, unos milicianos descansan apoyados en la pared y las escaleras que dan acceso al comedor. En este lugar, el fotógrafo Hans Namuth también realizó una foto con unos milicianos ubicados junto al mismo coche. 



guerra civil toledo asedio alcázar 1936
Rampa de acceso al comedor. 24 de septiembre de 1936. PARES/Foto Marín. 

guerra civil toledo asedio alcázar 1936
Actual calle de la Unión. Octubre 2018. 

Marín se acercó a uno de los coches totalmente acribillado por la metralla donde retrató a un grupo de milicianos. 



guerra civil toledo asedio alcázar 1936
Milicianos en torno a un coche abandonado en la zona oriental del Alcázar. PARES/Foto Marín. 

guerra civil toledo asedio alcázar 1936
Actual calle de la Unión. Octubre 2018. 
Os dejo un mapa de época para que podáis comprobar el lugar exacto donde se tomaron algunas de estas fotografías en septiembre de 1936. 


guerra civil toledo asedio alcázar 1936



Es en esta zona donde los republicanos, como último recurso, colocaron el día 27 la última mina que explotó en la explanada este sin llegar a alcanzar los muros del Alcázar. Pocos días después de realizarse estos trabajos fotográficos por los principales reporteros gráficos de Madrid, las tropas de Varela alcanzaban la ciudad y ponían fin al asedio del Alcázar.


La Guerra Civil en color. Parte XIII

No hay comentarios
toledo guerra civil seseña T26
Tres carros soviéticos T26 capturados por las fuerzas sublevadas. Yuncos, noviembre de 1936 (Bundesarchiv).

toledo guerra civil artillería
Artillería nacional en el Paseo de la Vega, octubre de 1936 (Biblioteca Virtual de Defensa). 


toledo guerra civil asedio alcázar 1936
Fuerzas sublevadas cruzando el Puente Alcántara en octubre de 1936 (Biblioteca Virtual de Defensa).

toledo guerra civil asedio alcázar 1936
Restos de un Fiat CR-32 sobre un camión en el Paseo de la Vega, cerda del Hospital Tavera. 28 de febrero de 1937.
Archivo Beeldbank WO2. 

toledo guerra civil alcázar 1936 asedio
Miembros de la Guardia Civil ascienden por los escombros del Alcázar (Europeana).

toledo asedio alcázar guerra civil 1936
Calle Santa Fe tras el asedio del Alcázar, octubre de 1936 (ABC Foto). 

La destrucción tras el asedio del Alcázar

No hay comentarios
El auge del fotoperiodismo durante las primeras décadas del siglo pasado fomentó la aparición de la figura del reportero gráfico. La prensa comenzó a dar un mayor protagonismo a las fotografías que junto a un breve texto descriptivo acompañaban a las noticias. La profesión del fotorreportero tuvo un punto de inflexión con las campañas bélicas de finales del siglo XIX y principios del XX. En 1936 España se convirtió en un verdadero campo de pruebas para la fotografía moderna y fue el escenario donde muchos fotógrafos, nacionales e internacionales, se consagrarían como iconos del fotoperiodismo, pero no podemos olvidar los cientos de aficionados, civiles y militares, que con sus cámaras inmortalizaron los frentes y la retaguardia del conflicto español. Sus fotografías fueron olvidadas durante años y muchas se han perdido para siempre sin darles el valor que se merecían. Solo en ciertas ocasiones y por casualidad, aparecen algunas de estas imágenes de fotógrafos anónimos. 

toledo guerra civil asedio alcázar
Fotógrafos "minuteros" en el Paseo del Prado de Madrid en 1937. Foto El País. 

Hace poco conseguí una pequeña colección de fotografías inéditas que posiblemente fueron realizadas por uno de estos fotógrafos aficionados, quizá un periodista o soldado miembro de las columnas del Ejército de África del general Varela que llegaron a Toledo durante la liberación del Alcázar en septiembre de 1936. Las fotografías están positivadas en tono sepia en papel Agfa Lupex (este sello dejó de usarse tras la 2ª Guerra Mundial limitándose a marcar el papel solo con el estampado Agfa). Las imágenes tienen un elemento en común, las ruinas del Alcázar y sus alrededores. El estado físico de las fotografías es bueno con algunos desperfectos y manchas del proceso de revelado, así como marcas posteriores de dedos y suciedad. La fecha de realización aproximada se puede acotar entre el mismo 28 de septiembre de 1936, día que finaliza el cerco republicano a la fortaleza y el 1 o 2 de octubre de 1936, por los detalles que encontramos en alguna de las fotos que iré describiendo en cada una de ellas.

toledo guerra civil asedio alcázar
Foto 1. Soldados en la cuesta del Alcázar tras el asedio. Foto ToledoGCE. 

Foto 1. En esta primera imagen podemos ver dos soldados en primer plano, uno de ellos carga con varios fusiles al hombro, bajando por la cuesta del Alcázar hacia la Plaza de Zocodover. Destaca la falta del torreón suroeste, derrumbado por la mina del día 18 de septiembre, así como las manchas negras del humo de los incendios producidos en los pisos bajos y puertas del conocido túnel del Simplón. Al fondo, entre los escombros, los soldados ascienden a las ruinas del edificio.

“No es que aquellas casas que hacen línea con la cuesta del Alcázar estén destruidas, es que están pulverizadas. Y, al fondo, una escombrera ingente, una escombrera heroica, que ya abre camino para que lleguemos al piso más alto del Alcázar sin necesidad de pisar escaleras.”
F. de Cossio, Guerra de salvación. Del frente de Madrid al de Vizcaya, Valladolid, 1937, p. 45


toledo guerra civil asedio alcázar
Foto 2. Soldados en las ruinas y galerías de la fachada oeste del Alcázar. Foto ToledoGCE.

Foto 2. La fuerte explosión de la mina colocada por parte republicana abrió un enorme cráter en la zona oeste del Alcázar y dejó a la vista estancias y galerías subterráneas de la fortaleza. Estos espacios abiertos fueron uno de los objetivos republicanos aquel 18 de septiembre de 1936 ya que permitían el acceso directo al interior del edificio. En la imagen se ven perfectamente dos grandes galerías y el que parece ser un soldado marroquí subido a unos bloques de piedra en primer plano. En el lado izquierdo se ven varios hombres andan en fila y con precaución, el lugar está lleno de bombas sin estallar. 

"El lado antiguo de la plaza famosa es un ingente montón de cascotes, de hierros partidos, de restos de paredes descarnadas. Sobre los muros, quebrados a empujones de fuego y metralla, gritan sus dolores, en equilibrio incomprensible, los marcos de las puertas, los barandales de los balcones con sus ferradas garras al aire, como queriendo cogerse con desesperación a la fachada perdida, sin suelo para posar los pies."
R. Pérez Olivares, ¡España en la Cruz! Diario de otro testigo, Ávila, 1937, pp. 172-173.




toledo guerra civil asedio alcázar
Foto 3. Ruinas del Picadero y Hospital De Santiago en la zona este del Alcázar. Foto ToledoGCE.

Foto 3. Para realizar esta toma, el fotógrafo anónimo se situó en la parte superior de la explanada este. Desde esa altura documentó con su cámara los restos del Picadero, a la izquierda, y del Hospital de Santiago y su pasarela. Es un escenario muy atípico en las fotografías de esa época. En otras instantáneas realizadas tras el asedio (muy pocas), también aparecen los dos vehículos destrozados entre los escombros. Estos coches se abandonaron durante los primeros días de asedio ya que toda la zona estaba batida por la artillería republicana ubicada en el campamento de Los Alijares y el desaparecido barrio de San Blas, donde hoy se ubica la Academia de Infantería. Un detalle que nos permite comprobar la fecha aproximada de la fotografía es que ambos coches todavía conservan los neumáticos y los motores. En otras fotografías tomadas  pocas semanas después del asedio es notable la falta de estos elementos en los vehículos (podéis verlo en esta otra entrada). Esto indica que estas fotografías que hoy os muestro se realizaron horas o pocos días después de finalizar el asedio. 

toledo guerra civil asedio alcázar
Foto 4. Oficiales sublevados posan frente a la fachada este. Foto ToledoGCE.

Foto 4. Cerca de los coches de la imagen anterior, unos oficiales posan para el fotógrafo en la explanada este. En el pequeño torreón saliente de la fachada del Alcázar vemos un grupo de personas que observan con curiosidad los destrozos ocasionados por la artillería. En esta explanada se encontraba el cráter producido por la pequeña “mina” estallada por los republicanos en un intento a la desesperada de tomar la fortaleza el día 27 de septiembre.

Las dos últimas imágenes de esta primera parte son las más impresionantes desde mi punto de vista. El fotógrafo, subido al glacis formado por los escombros de la fachada oeste, realizó dos fotografías desde el mismo punto. Una de ellas hacia la cuesta del Alcázar y para hacer la otra, simplemente giró sobre sí mismo fotografiando toda la destrucción de la zona con algunos detalles muy llamativos. 

toledo guerra civil asedio alcázar
Foto 5. La cuesta del Alcázar desde los escombros de la fachada oeste. Foto ToledoGCE.


Foto 5. En la parte inferior de la fotografía, en primer plano, un soldado desciende con un fusil al hombro. En el centro de la imagen hay un conjunto de personas muy variopinto. Militares, civiles, un par de niños y lo más llamativo es un grupo de cuatro niñas vestidas de blanco. El personal civil parece estar ayudando a descargar armamento y enseres del Alcázar. Al fondo se aprecian vehículos aparcados en la Plaza de Zocodover, un caballo atado y el cadáver de otro caballo o mulo que el 28 de septiembre murió posiblemente por la lucha entre sublevados y republicanos en las últimas horas de asedio. El cuerpo del caballo muerto puede verse en otras fotografías realizadas poco después de la entrada de Varela en Toledo. 


toledo guerra civil asedio alcázar
Foto 6. Destrucción en las viviendas y edificios cercanos a la fachada oeste del Alcázar. Foto ToledoGCE. 

Foto 6. Sin duda esta es la fotografía que más impresiona. El daño por los bombardeos y, sobre todo por el estallido de la mina el día 18 de septiembre es total. La calle ha desaparecido y de nuevo vemos como varios soldados avanzan lentamente en fila. Algunos cargan con lo que parecen ser sacos o colchones utilizados en el interior del Alcázar durante el sitio. Justo detrás de estos hombres, un gran espacio, sin viviendas ni edificios. Es el hueco que dejó la explosión que arrasó con todo el lugar. A la derecha, la torre de una iglesia, parece ser la de San Lorenzo, que se vislumbra entre una gran columna de humo blanco que destaca en la composición de la fotografía. Este humo también indica varias posibilidades para fechar las fotografías:

- El asedio del Alcázar finalizó durante las primeras horas de la mañana del día 28 de septiembre. Las últimas fuerzas republicanas, con Líster y Bernal al mando, abandonaron Toledo por el Puente San Martín, pero en el interior de la ciudad quedaron varios focos aislados de resistencia con cientos de milicianos defendiendo algunos edificios. Entre ellos destaca el Colegio de los Hermanos Maristas o el Seminario Mayor que aguantaron hasta el día 29 y 30. La primera impresión al fijarnos en la fotografía nos hace pensar que el humo proviene del Seminario debido a los combates entre milicianos y legionarios, pero la cercanía del humo y su posición no cuadran. 
- Otra posibilidad es que sea un foco de resistencia menor de algún convento cercano reutilizado como cuartel de milicias como es el caso del Convento de las Benitas, San Pablo o la iglesia de San Lorenzo que sabemos que quedó arrasada por un incendio (desconozco fecha exacta de este episodio). 

Dejo la duda sin resolver por si algún lector se aventura a confirmar de dónde proviene el humo. Sí podemos deducir que las fotografías se realizaron mientras estos focos de resistencia aún combatían en el interior de Toledo o fueron hechas pocas horas después, por lo que una vez más me inclino a fechar las fotografías entre el 28 y el 1 o 2 de octubre de 1936.