TOLEDO GCE

El archivo fotográfico de la Biblioteca Nacional de España

No hay comentarios
Recientemente, la Biblioteca Nacional de España ha incorporado más de 11 000 fotografías sobre la guerra civil española a su colección digital. Para los amantes de la fotografía y del periodo bélico que aconteció a España entre 1936 y 1939 es todo un lujo poder estudiar esta nueva documentación. Antes, las fotografías solo podían consultarse in situ por investigadores, por lo que se agradece a la institución que las ponga a disposición del público general.

Sobre Toledo y su relación con el asedio del Alcázar hay digitalizadas varias decenas de imágenes que nos permiten recorrer los escenarios protagonistas del episodio más negro de la ciudad. A continuación, os dejaré algunas de las instantáneas más impresionantes, algunas inéditas y peculiares, que contiene el archivo fotográfico de la Biblioteca Digital Hispánica (BNE).

Asedio del Alcázar, verano de 1936

Aunque la mayoría de fotografías que se conservan en la BNE están realizadas meses o años después del asedio, hay algunas imágenes tomadas durante el periodo republicano en la ciudad. 

toledo guerra civil alcázar
Milicianos anarquistas en una barricada cerca del Paseo del Miradero (Fondo BNE).

toledo guerra civil alcázar
Guardias de asalto en el Museo Santa Cruz durante el asedio (Fondo BNE). 


La siguiente fotografía es muy poco conocida y tiene una historia detrás impresionante. En numerosos libros sobre el asedio del Alcázar se hace referencia a lo ocurrido, pero la imagen se había difundido poco o nada hasta la fecha. A finales de septiembre de 1936, con las tropas de Varela dentro de la ciudad, luchando por finalizar con el asedio, un grupo de milicianos resistió en el edificio del seminario toledano. A pesar de que el día 28 el Alcázar había sido liberado, quedaron algunos focos de resistencia republicana por la ciudad. Los milicianos del seminario aguantaron hasta morir. Los legionarios cercaron el edificio y a los republicanos en su interior. En ese momento, comenzó un incendio en las plantas bajas atrapando a los milicianos (hay versiones que defienden que el incendio fue provocado por los propios milicianos y otras que fueron los legionarios). Al parecer, los últimos republicanos del seminario acabaron suicidándose en una de las últimas plantas del seminario con una granada Lafitte ante la imposibilidad de luchar contra los legionarios. En una de las paredes de la habitación, estos hombres dejaron sus firmas entre las siglas UHP y FAI. 



Manuel Gómez Cota, miliciano de Izquierda Republicana de Madrid, a día 27 se hizo de la defensa de este Seminario. (…) fuerte lucha con el enemigo y poner a mujeres, viejos y niños, además de los ¿empleados? del mismo y personal civil a salvo, le prendió fuego. Son las ¿? de la tarde, esto está ardiendo solo quedamos los que firmamos:
Manuel Gómez
Eduardo Ruiz
(otro nombre ilegible)
¡Viva Azaña! ¡Viva la República!


toledo guerra civil alcázar
Pared del Seminario de Toledo con la firma de los últimos defensores del edificio (Fondo BNE).

toledo guerra civil alcázar




La destrucción
Tras la toma de la ciudad por las tropas de Varela y Franco en septiembre de 1936. Los corresponsales de guerra que acompañaban al Ejército de África inmortalizaron los escenarios donde habían tenido lugar los combates durante el verano. Meses y años después, los periodistas y turistas seguían fotografiando el Alcázar y sus calles. El catálogo de la Biblioteca Nacional contiene cientos de estos reportajes fotográficos. He hecho una pequeña selección de las menos conocidas para analizarlas y estudiar cómo fue la defensa del Alcázar o en qué estado quedó toda la zona. 

Desde la fachada sur, se pueden apreciar los restos del torreón suroeste, el convento de Capuchinos y el antiguo comedor. Al fondo, los terrenos de la actual Academia de Infantería y el campamento de Alijares. Como detalle, la rampa de acceso a la explanada oriental desde los edificios externos del Alcázar se encuentra taponada de escombros y varios vehículos cruzados que los defensores de la fortaleza colocaron para impedir el acceso al lugar por parte de los milicianos asaltantes. 

toledo guerra civil alcázar
Rampa de acceso a la explanada oriental en la fachada sur (Fondo BNE).

Desde la misma fachada, un poco más a la izquierda, una vista casi completa de la explanada orienta y los restos del picadero. 


toledo guerra civil alcázar
Explanada sur con picadero y al fondo los terrenos de Alijares (Fondo BNE). 

Desde la Plaza de Zocodover se accede a la parte oeste del Alcázar por la cuesta de Carlos V. Los escombros (en la foto ya han sido retirados en gran parte) taponaron toda la subida durante el asedio. Los portales de acceso a los sótanos y estancias bajas del Alcázar presentan restos del fuego producido por las explosiones de artillería republicana. 


toledo guerra civil alcázar


La siguiente imagen es muy llamativa. Es posible que sean los restos de alguna cuadra, cerca del edificio del picadero, en la esquina suroeste y parte sur. El techo debió hundirse con los primeros bombardeos, pero la posición se mantuvo hasta el 20 de septiembre de 1936 por parte de los hombres de Moscardó. Un detalle curioso es la pintada o grafiti en una de las paredes internas (esquina superior izquierda de la imagen) donde se puede ver escrito: GÓMEZ DE SALAZAR. Durante la defensa del viejo baluarte hubo cuatro defensores con ese apellido (en enero de 2018 falleció Federico Fuentes Gómez de Salazar, último defensor con vida del Alcázar). Puede que alguno de ellos firmara el lugar donde se encontraba su puesto durante la defensa. 

toledo guerra civil alcázar
Ruinas grafiti (Fondo BNE). 

toledo guerra civil alcázar


Entre las ruinas 
Durante toda la guerra y años después, las ruinas fueron el punto más visitado de Toledo. Jóvenes soldados, personal civil, grupos de mujeres y niños se fotografiaban en grupo en el patio del Alcázar o en la Plaza de Zocodover para llevarse un recuerdo del asedio. 

toledo guerra civil alcázar
Niños en la Plaza de Zocodover (Fondo BNE).

toledo guerra civil alcázar
Grupo de visitantes a las ruinas del Alcázar (Fondo BNE).

toledo guerra civil alcázar
Autocar sin neumáticos en la Cuesta del Carmen frente a las ruinas de la Posada de la Sangre (Fondo BNE). 

Esta otra imagen es muy peculiar. Un grupo de soldados posa para un fotografo en las ruinas de  la Plaza de Zocodover. 

toledo guerra civil alcázar


Durante el resto de la guerra, Toledo albergó numerosas tropas franquistas que eran destinadas al frente o a la escuela de oficiales que se ubicó temporalmente en el Hospital de Tavera. En una de estas imágenes, un grupo de falangistas bien pertrechados apunta con sus fusiles en una explanada, posiblemente fuera de los muros de la ciudad. Otra foto, tomada desde las escaleras del Palacio de Lorenzana, capta el desfile de miembros de Falange pasando por la Plaza de San Vicente ante la mirada de algunas mujeres y otros soldados. En el lado izquierdo, hay varios camiones aparcados. En uno de ellos se puede leer en grande, REQUETÉS. Posiblemente sea otoño o invierno de 1937. 

toledo guerra civil alcázar


toledo guerra civil alcázar
Desfile en la Plaza de San Vicente (Fondo BNE).

Evacuación 
En el archivo de la Biblioteca hay una carpeta con más de doscientas fotografías relacionadas con la evacuación de la población civil. Al menos dos de estas fotografías son de un grupo de evacuados de Toledo y alrededores que huyen del avance franquista por el norte provincial en su camino hacia Madrid. Estas fotografías sirvieron como elemento propagandístico para la República durante el conflicto. Son imágenes tristes que, 80 años después, continuamos viendo a diario. El cansancio y el miedo que muestran los niños y la mujer fotografiados nos describe la situación que debieron vivir miles de españoles en todo el país por culpa de la guerra. 

toledo guerra civil
Mujer y niño que huyen desde Toledo hacia Madrid (Fondo BNE).


toledo guerra civil
Niña evacuada desde Toledo a Madrid (Fondo BNE).

Prisioneras
El célebre fotógrafo alemán Heinrich Hoffman visitó la ciudad de Toledo durante la contienda. En sus trabajos, documentó los daños causados por las bombas a edificios religiosos y monumentos de la ciudad de Toledo, además del daño a obras de arte. El 23 de diciembre de 1936 fotografió a un grupo de prisioneras republicanas de Toledo. 

toledo guerra civil



toledo guerra civil


toledo guerra civil


Hasta aquí la primera selección de nuevas imágenes que ha facilitado el archivo de la Biblioteca Nacional de España y que nos permite, una vez más, viajar al pasado a través del trabajo fotográfico. 

El soldado y fotógrafo, Michele Francone, en Toledo

No hay comentarios
Tras la publicación en este blog sobre la última postal enviada por un soldado del CTV a Italia, he podido contactar con Giancarlo Francone, hijo de Michele Francone, sargento mayor y fotógrafo del Corpo Truppe Volontarie. Su padre, considerado a veces como el Robert Capa del bando nacional, inmortalizó el recorrido de las tropas italianas a su paso por España desde septiembre de 1937 hasta poco después de concluir la contienda en 1939. Su trabajo fotográfico tiene un gran valor documental y patrimonial para el estudio de la guerra española. La cercanía y la espontaneidad con las que están realizadas, crean una atracción al espectador  aumentando la importancia de su legado.

Las fotografías del Archivo Francone tomadas en Toledo en marzo de 1939 son totalmente inéditas. Se realizaron en el interior de la ciudad y sus alrededores en los días previos a la Ofensiva final y durante esta, cuando las fuerzas franquistas arrasaron las trincheras republicanas por el sur de Toledo. Desde aquí, quiero agradecer a los hijos de Michele Francone, Giancarlo y Vittore, por permitirme mostraros una parte de la historia de Toledo a través de a fotografía.

guerra civil toledo Francone

La Guerra Civil en color. Parte XI

No hay comentarios

guerra civil color toledo


guerra civil color toledo



guerra civil color toledo



guerra civil color toledo


guerra civil color toledo