El miliciano desconocido

No hay comentarios
Una de las fotos que más sorprende, es la de un miliciano (¿guardia de asalto?) disparando a las ventanas del Alcázar desde la columna de los soportales de la plaza de Zocodover donde actualmente se encuentra el bar ''El Foro'' y el McDonald´s.
Observando un poco la foto, vemos como el miliciano ataviado con un mono, alpargatas, correaje y cartucheras lleva un casco Modelo 26 ´´con ala``.
Pero la sorpresa es que este miliciano lleva el casco ¡al revés!


Foto 1






Casco Modelo 26  ´´con ala``.


Éstos cascos fabricados en 1926 en la fábrica nacional de artillería de Trubia eran de acero y pesaba 1,5Kg. Durante la guerra civil su uso fue muy común entre ambos bandos, sobretodo en los primeros meses de la contienda.

Investigando un poco, encontré esta fotografía donde salen varios personajes alrededor de una mesa comiendo. Al principio nada es raro en la fotografía, es una típica escena de la fiesta revolucionaria protagonista en las principales ciudades de España donde la sublevación militar había fracasado.

Foto 2

Pero si nos fijamos bien en el miliciano justo encima del puchero, lleva un casco Modelo 26 también al revés. Justo a la derecha de la foto sentado en la mesa, aparece otro personaje con el mismo modelo de casco y en posición correcta.




Analicemos al miliciano en las dos fotografías:
Foto 1                                                                   
Mono                                                              
Correaje y cartucheras    
Fusil Mauser                                                                                            
Camisa ¿blanca?    
Casco Modelo 26

Foto 2
Mono                                                                        
Correaje y cartucheras    
Fusil Mauser                                                                                            
Camisa ¿blanca?    
Casco Modelo 26

Las fotos son tomadas el mismo día en Toledo por Albero y Segovia (Félix Albero y Francisco Segovia).
Las coincidencias son muy grandes pero no podemos estar completamente seguros que sea el mismo, podemos imaginar mil historias sobre él y el uso del casco al revés pero quizá nunca conozcamos la identidad de este miliciano desconocido.

Por último dejo este testimonio de los primeros días de Agosto de 1936 que nos da Luis Quintanilla en su libro ´´Los rehenes del Alcázar de Toledo``, cuando llegó a Toledo para recoger 5 camiones que él mismo había ordenado enviar desde Madrid con una compañía de unos ciento cincuenta hombres.


´´ En el camino desde la plaza, pasamos delante de una taberna en la que el bullicio llegaba a la calle. Los milicianos se apelotonaban, hablaban todos a la vez, reían y cantaban: era la hora del día que se repartía cerveza fresca y la comida abundaba.`` 

No hay comentarios :

Publicar un comentario