La Guardia Civil durante el asedio del Alcázar

3 comentarios
El mayor número de defensores del Alcázar fueron miembros de la guardia civil, aproximadamente 700 guardias (algunas citas dan el número exacto de 693 guardias) que con sus respectivas familias ocuparon la vieja fortaleza y los edificios militares de alrededor. La concentración de las principales comandancias de la guardia civil en Toledo se produjo tras una operación cuidadosamente preparada por el Teniente Coronel Pedro Romero Basart antes del inicio de la guerra.


Guardias de asalto disparan contra el Alcázar en julio de 1936.
Calle Comercio/Plaza de Zocodover.

Paseo del Miradero

No hay comentarios
Las columnas republicanas que llegaron desde Madrid en los primeros días del asedio, tomaron el famoso paseo toledano junto con el Convento de Santa Fe, organizando rápidamente un puesto de mando. Al cruzar la calle Armas, se callejeaba con seguridad hasta la plaza de San Agustín donde en el Hotel Castilla estaba la plana mayor republicana.


Milicianos en el Convento de Santa Fé.

Por el Miradero, los milicianos entraban por Santa Fe al Museo de Santa Cruz, primera línea de los combates. Justo en frente, al otro lado de la actual calle Cervantes, los defensores se aferraban al edificio del Gobierno Militar y la Puerta de Hierro, primeros obstáculos para intentar tomar la fortaleza al asalto. 

Durante las primeras semanas, los sitiados, controlaban perfectamente el paseo y los movimientos de los milicianos desde la fachada norte y sus torreones. 


´´En la mañana todos los puestos de observación de Puerta de Hierro más próximos y los del
torreón norte advirtieron en seguida un movimiento de fuerzas y de coches en dirección al Paseo
del Miradero, convento de la Concepción y Santa Cruz. ``
La defensa del Alcázar - José Mª Barranco Gil.


´´El Miradero, zona peligrosa, por la que apenas transitaban las gentes civiles de Toledo, y que
había sido uno de los paseos más propicios para los enamorados, estaba allí ofreciéndose a la
vista de todos como si pretendiera despertar dormidas añoranzas.``
La defensa del Alcázar - José Mª Barranco Gil.



Grupos de milicianos en el Paseo del Miradero.


Escalerillas situadas al fondo del Paseo del Miradero. 

En la retirada republicana, en septiembre de 1936, muchas armas y municiones fueron arrojadas hacia el terraplén desde el paseo para evitar la captura de estas por parte de las tropas de Varela. Tras duros combates, mientras se protegía la retirada, las fuerzas republicanas abandonaron el paseo cuando las tropas africanas ya les superaban en número y el miedo a ser copados era evidente. Muchos milicianos cruzaron por los puentes de San Martín y Alcántara, alcanzando la zona este y sur del río. Otros acabaron ahogados en el Tajo o tiroteados desde las alturas de la fortaleza.


´´En el Miradero, balcón maravilloso sobre la vega del Tajo, hubo intenso combate y tiroteo, que terminó sofocado por el dominio patente de los nuestros.``
De Sevilla a Madrid. Ruta libertadora de la columna Castejón. 1937.



Varela tras tomar la ciudad en septiembre de 1936.

En el siguiente vídeo aparece el presidente Largo Caballero en el Paseo del Miradero junto al general Asensio.