El último defensor del Alcázar de Toledo

No hay comentarios
Uno de los hechos más desconocidos y olvidados es el hallazgo del cuerpo del guardia civil Victoriano Sánchez Díaz bajo toneladas de escombros y bloques de piedra de los restos del torreón suroeste, el derribado durante la explosión de la mina el día 18 de septiembre. El cuerpo apareció hace 60 años en las tareas de reconstrucción del edificio el día 18 de febrero de 1955. Según el cronista toledano Luis Moreno Nieto, el cuerpo apareció junto a su fusil y las cartucheras puestas. 
Murió aplastado por un bloque de piedra y el amasijo de hierros y escombros ocultó por completo los restos del guardia civil.

Victoriano Sánchez Díaz (La Actualidad Española nº 164)

Cuatro años antes habían aparecido los restos de otros tres defensores del Alcázar. El teniente de infantería perteneciente a la Academia Joaquín Cuesta de Ancos (7/2/1951) y los guardias civiles Fabián Collado Cruz (15/4/1951) y Arturo Muñoz Valero (27/4/1951) que pertenecían a la 3ª compañía. 
También muertos durante el día 18 de septiembre de 1936. 


Restos del torreón suroeste donde apareció el cuerpo del guardia Victoriano Sánchez

Misma zona pocos años después del asedio. 

El día 16 de agosto de 1936 la población civil en el interior del Alcázar comenzó a escuchar sonidos subterráneos desde los sótanos de la fortaleza. Habían comenzado los trabajos de las minas que explotarían en septiembre. El guardia civil Cayetano Rodríguez Caridad como antiguo trabajador de las minas de Riotinto en Huelva comenzó a calcular mediante tareas de escucha los metros que avanzaban a diario y aproximadamente cuando finalizarían los trabajos. El 17 de septiembre dejó de escuchar los trabajos de perforación y el sonido del compresor neumático. La población civil de Toledo había sido evacuada de la ciudad a los cerros cercanos. Rápidamente se informó a los mandos superiores que decidieron trasladar a las mujeres, niños y heridos a la parte opuesta de la mina (zona oeste) junto con el resto de los defensores. 



La explosión de la mina acabó con la vida de cinco defensores. Entre ellos Cayetano Rodríguez Caridad que se mantuvo en su puesto de escucha hasta el momento final y el guardia Victoriano Sánchez Díaz, considerado el último defensor de la fortaleza por no hallarse sus restos mortales hasta 19 años después del asedio. 

Tras la explosión, se produjo el fallido asalto contra los sitiados. Ese día 18 se dio el  mayor número de bajas entre los defensores, contabilizándose un total de 13 muertos y 48 heridos. 

Los cuerpos recibieron sepultura en la Cripta de los Caídos del Alcázar de Toledo junto con el resto de compañeros que habían luchado durante el sitio.


Entierro de Victoriano Sánchez Díaz en la Cripta del Alcázar de Toledo el día 19 de febrero de 1955
(La Actualidad Española nº 164)

Noticia sobre el hallazgo de los restos de Victoriano Sánchez
ABC 19.2.1955

Guardia Civil superviviente del asedio del Alcázar en la Plaza de Zocodover.
http://www.todocoleccion.net/coleccionismo-revistas-periodicos/la-actualidad-espanola-n-164-24-2-1955-christian-dior-alcazar-toledo-telefonos-moviles~x33079867



*Mi agradecimiento a El Chato de Ventas.



No hay comentarios :

Publicar un comentario