jueves, 15 de septiembre de 2016

Sin novedad en el Alcázar, la película

A estas alturas, poco podemos decir de la magnitud que tuvo para España y el resto del mundo el asedio del Alcázar toledano. Los acontecimientos históricos fueron acrecentándose a medida que Franco ganaba la guerra y la maquinaria propagandística española (y no española) movía sus fichas con la resistencia de Moscardó y sus hombres. Como hemos visto varias veces en este blog, la prensa nacional e internacional se hizo eco rápidamente del cerco al antiguo palacio de Carlos V. Era una oportunidad única de poder redactar artículos sobre la guerra en España, fotografiar la destrucción y la lucha en las calles de Toledo e incluso rodar imágenes únicas que, posteriormente, visualizarían miles de espectadores en los noticiarios de todo el mundo. Experimentando la guerra a través de la pantalla. Los republicanos intentaron primero, con la voladura de la mina el día 18 de septiembre de 1936 y el posterior asalto, rodar las imágenes de la toma del Alcázar tras casi dos meses de asedio. Sabemos que la prensa junto a personajes ilustres, políticos, etc. se acercaron a Toledo para presenciar la toma de la fortaleza. Pero la jugada les salió mal. No se acabó con la resistencia y el día 27 de septiembre las tropas de Varela tomaban Toledo y liberaban el Alcázar comenzando así la propia gesta del Alcázar como un mito. La historia cautivó al público, principalmente en Alemania e Italia, países que apoyaron a Franco en su cruzada y con un gran uso de la propaganda. 

Tras la emisión de la película hace poco tiempo en La2 de TVE  he decidido hacer esta entrada pero, centrándonos en otros aspectos. No es un análisis típico de la película con su sinopsis y tecnicismos. Tampoco vamos a entrar en política e ideologías, cada uno que juzgue como quiera el largometraje. Gracias a las escenas de la película, vamos a estudiar diversas localizaciones que desconocemos de las fotografías de época y que aparecen en el film al finalizar la contienda. Para rodar la película se contó con uno de los mejores escenarios para ello. La propia ciudad de Toledo y los alrededores del Alcázar donde se luchó durante el asedio. 


La idea principal del guión de la película sobre el tema del asedio del Alcázar toledano surgió gracias al periodista Pietro Caporilli durante su visita a Toledo y las ruinas del palacio junto con el Conde Ciano en julio de 1939. Durante esta visita, estuvieron acompañados de Serrano Súñer y el propio Moscardó que comentaba las hazañas que habían sufrido durante el cerco. La dirección de la película recayó en Augusto Genina y la producción estuvo a cargo de los hermanos Bassoli. La película fue rodada en Toledo y en los magníficos decorados de los estudios Cinecittá de Roma. Recrean a la perfección el patio del Alcázar y mediante maquetas, las explosiones de la artillería sobre el edificio. ¿Qué mejor escenario que el propio lugar donde sucedieron los hechos? La película está rodada justo a los meses de finalizar la guerra, es decir, el lugar se encontraba exactamente igual que cuando acabó el asedio prácticamente. Las ruinas y los escombros se convirtieron en un decorado cinematográfico estupendo para la película. Veamos algunos de estos escenarios reales y analicemos la realidad con lo que nos muestra la película de Genina.

Rodaje de la película en las ruinas del Alcázar de Toledo (aitorh66.blogspot1).

Maqueta del Alcázar de Toledo utilizada para el rodaje de la película (www.lombardiabeniculturali.it).

Uno de los primeros escenarios reales que encontramos es la propia estación de ferrocarril de Toledo. La pareja de amigos y cadetes de la Academia de Infantería formada por Antonio y Pablo parten hacia Madrid tras acabar el curso académico. Allí se encuentran con la novia de Antonio, Conchita que recoge en la misma estación a su amiga Carmen que llega a Toledo desde Madrid. En ese mismo momento hace acto de presencia el capitán Dávila, protagonista del film y haciendo su personaje una clara alusión al capitán de caballería Vela Hidalgo, defensor del Alcázar. 


Escena de la película en la Estación de Ferrocarril de Toledo (www.lombardiabeniculturali.it)

Tras producirse la sublevación y mientras Moscardó regresa de Madrid. Conchita y Carmen escuchan por la radio los sucesos mientras que por las ventanas se oye el paso del pueblo que por la inconfundible calle Comercio pasa al grito de UHP. 




La declaración del Estado de Guerra con la lectura del bando por parte del retén de infantería en Zocodover, intenta ser lo más fidedigna posible basándose en las fotos originales de aquel día 21 de julio de 1936. La diferencia está en la parte de la plaza donde se leyó el bando. La película muestra la parte sur y oeste de la plaza y sus soportales donde, actualmente se encuentran el Café - Bar Toledo (el mismo nombre que en la época) y el Burger King. Realmente la declaración no se produjo en esta parte de Zocodover. Esto es porque la parte donde se leyó el bando declarando el Estado de Guerra por el capitán Vela Hidalgo quedó totalmente arrasada en los primeros días de asedio y toda la manzana de viviendas desapareció. 


Escena de la película. Al fondo los soportales de la plaza de Zocodover con el Bar Toledo y Casa Telesforo.

Detalle de la película que imita la fotografía real de la declaración del Estado de Guerra el 21 de julio. 

Declaración del Estado de Guerra en Zocodover el 21 de julio de 1936. 

Tras estos hechos, se reparten las fuerzas por la ciudad y en la película podemos ver la entrada de varios miembros de la Guardia Civil entrando al Hospital de Tavera desde el Paseo de La Vega. Aquí se producirá la primera lucha entre sublevados y fuerzas gubernamentales y la entrada de Toledo desde Madrid es otro de los escenarios escogidos (como ocurrió realmente) para mostrar los hechos. Los republicanos llegan en varios camiones desde la carretera de Madrid, la antigua vía hacia la capital hasta que se mejoraron las comunicaciones en los 60 y finales de los 80 con la creación de la actual autovía. 








Los combates por Tavera muestran los balcones del edificio, desde donde los actores se defienden del asalto de los republicanos que utilizan aviación y algunas autoametralladoras modelo Bilbao que atacan por la actual calle Cardenal Tavera como reflejan las escenas. En el patio del Hospital también se rodaron algunas escenas donde se defienden contra la aviación que ha hecho acto de presencia. 







La película avanza, destacando los hechos más destacados durante la defensa del cerco como la llamada telefónica a Moscardó el 23 de julio con la posterior amenaza de fusilar a su hijo Luis, la misión del capitán Alba, los primeros bombardeos de la artillería, la estancia en el interior de mujeres, ancianos y niños, etc. Como ocurrió de verdad, alrededor del Alcázar fueron creándose diferentes barricadas y parapetos desde donde los milicianos hostigaban a los defensores. La película muestra tiroteos desde algunas posiciones que efectivamente fueron utilizadas para ello. 


Barricada posicionada en una altura, probablemente por el barrio de San Justo.
Al fondo se puede ver el antiguo Puente de la Degollada y los terrenos del valle toledano.

Representando la lucha en las barricadas contra la fachada sur. 

Lucha desde los balcones y ventanas de una vivienda.  

La fachada sur del Alcázar es la que menos daños sufrió.
En la película se muestra tal y como quedó tras el asedio. 

Barricada en el Callejón del Lucio. 

Con la entrada del comandante Vicente Rojo para parlamentar con Moscardó se efectúa un alto el fuego entre los combatientes. La calma reina por poco tiempo en Toledo. Los defensores y protagonistas Antonio y Pablo se asoman desde una ventana del Alcázar y observan la ciudad, el río Tajo y los cerros cercanos. 


Castillo San Servando y al fondo el Hospital Provincial y la Estación del Ferrocarril ( 




La entrada del canónigo Vázquez Camarasa está realizada sobre decorados que imitan las calles de Toledo pero la escena se acerca mucho a la realidad.



El día antes de la explosión de la mina, la población civil toledana fue evacuada de la ciudad. En la película encontramos reflejada esta evacuación con la salida de los extras (los propios toledanos) por las calles y saliendo por las puertas de la ciudad. Podemos ver en alguna incluso la antigua puerta de San Martín demolida en 1967, uno de los torreones del puente con marcas de haber sufrido algún incendio posiblemente durante la guerra o la fuente de la plaza de San Vicente que cuesta ver sin coches aparcados alrededor. 











Tras la evacuación, la explosión de la mina el 18 de septiembre. Está realizada sobre una maqueta del Alcázar que simula la voladura y destrucción del torreón suroeste y parte de la fachada oeste. Posteriormente, el asalto. Aquí encontramos buenas escenas rodadas en los alrededores del Alcázar representando el ataque que se produjo tras la explosión de la mina. Los milicianos ascienden por la calle Venancio González y llegan al Paseo del Miradero por donde acceden a la parte del Convento de  Santa Fe y al Museo de Santa Cruz. Es la representación del asalto por la zona norte. Unas imágenes muy buenas son las que aparecen los milicianos llegando desde el Zig-Zag, alcanzando los restos de la fachada norte donde podemos ver la estatua del comandante Villamartín al fondo. 









Otra imagen impactante es la fachada oeste sin el torreón suroeste y totalmente resquebrajada por los efectos de la explosión. Los milicianos luchan por ascender entre los escombros, podemos imaginarnos como pudo ser en aquel 18 de septiembre de 1936. 




Por el lado sur, el avance se produce por el Corralillo de San Miguel. Puede verse a la derecha el cobertizo de la Iglesia de San Miguel. Mucho ha cambiado hoy en día esta zona donde encontramos un magnífico parque y la Terraza del Bu. 




El rodaje también se realizó en el interior del Alcázar por supuesto. Los milicianos consiguieron llegar al patio central y luchar cuerpo a cuerpo dentro de algunas estancias e incluso, en las alturas, colocaron una bandera roja que fue retirada por los defensores posteriormente al rechazar las oleadas republicanas. 






Algo que choca totalmente, de las muchas pegas que podríamos añadir a la película, es el uso de tres carros T26 para representar uno de los asaltos republicanos contra la fortaleza. Totalmente falso y fuera de contexto histórico pero la imagen tiene fuerza y una resistencia ante tal maquinaria de guerra es bueno para la propaganda de la época. Al fondo podemos ver el Castillo de San Servando y el Hospital Provincial. 




La película finaliza al observar los defensores que los republicanos viran los cañones de la artillería hacia Bargas. Es la señal de que las fuerzas liberadoras de Varela están próximas a la ciudad. Tal hecho es reflejado con un gran número de extras caracterizados de militar andando hacia Toledo por los cerros de Buenavista. 




Hay que destacar que la película fue presentada en el Festival de Venecia de 1940 siendo galardonada con la Copa Mussolini, máximo galardón del festival como mejor película italiana. Tras su presentación en Italia llegó a España donde se estrenó en Madrid el 28 de octubre y en Barcelona el 21 de noviembre de 1940. Otra de las curiosidades a destacar es la presencia como asesores militares a dos defensores del Alcázar, los tenientes coroneles José Carvajal Arrieta y Ricardo Rubio Villalba.




En este vídeo de Luce, podemos ver algunas escenas rodadas en los decorados de Cinecittá de Roma. Otra de las curiosidades del vídeo es la presencia del teniente coronel Ricardo Villalba Rubio en los escenarios y decorados romanos. 






Para finalizar os dejo un imagen de Augusto Genina con el general Moscardó:

Fuente archivo-agr.blogspot.com.es


Enlaces de interés: 

http://195.76.170.140:85/archivo/revista/as5/22.pdf

http://aitorh66.blogspot.com.es/2012/08/deja-vu-la-verdad-sobre-el-caso-alcazar.html




1 comentario:

  1. Genial!! Para los que no somos de Toledo, sería fantástico poder ver fotos actuales de la ciudad de los puntos que comentas (ni que séan pequeñitas :-). Saludos

    ResponderEliminar

Toledo GCE

Buscar...

Bibliografía

Bibliografía



Libros

La defensa del Alcázar de Toledo - J.M. Barranco Gil
Luis Quintanilla - Los rehenes del Alcázar de Toledo
La batalla de Madrid - J.Martínez Reverte
El error militar de las iquierdas - Abraham Guillén
Diario de la guerra de España - Mijail Koltsov
Ruta libertadora de la columna Castejón - C.G. Ortiz de Villajos
La guerra civil en la Provincia de Toledo - J.M. Ruiz Alonso
El Alcázar de Toledo no se rinde - Blas Piñar Gutiérrez / Jorge Fernández-Coppel
Toledo 1936 Asedio y liberación del Alcázar - Francisco Martínez Canales
Franco y Toledo - Luis Moreno Nieto
La guerra que yo viví - Jesús Izcaray
La prensa en la GCE. Toledo 1936-1939 - Jorge-M. Miranda Encinas
La Guerra Civil en la Provincia de Toledo (I-II) - J.M.Ruiz Alonso
Por qué se perdió la República - Sixto Agudo
Más allá del Alcázar - Luis A. Ruiz Casero
Idealistas bajo las balas - Paul Preston
La foto de Capa - Fernando Penco
El asedio del Alcázar de Toledo - Salustanquidio Orox
Mitologia de la cruzada de Franco: El Alcázar de Toledo - I. Herreros
Alemanes en la Guerra Civil: Legión Cóndor - R. Arias Ramos/L. Molina Franco
Esperando a Robert Capa - Susana Fortes
La Falange Imperial: Crónica de la Falange toledana - J.L. Jerez Riesco



Fotógrafos

Albero y Segovia
Robert Capa
Alfonso Sánchez García
Col. Vicent Doherty
Hans Namuth / George Reisner
Piortiz
Luis Vidal
Foto Rodríguez
Erich Andres
David / Canales Marí / Marina / Alfonso y Marín (Ahora)
Videa
Gerda Taro