TOLEDO GCE

Los combates en el Seminario de Toledo

No hay comentarios
Este blog siempre trata de estudiar y analizar la historia de la Guerra Civil en Toledo, además de esas pequeñas “historias” que no transmiten las fotografía, los documentos y los testimonios. En este caso, el edificio protagonista de esta microhistoria es el Seminario Mayor con una fotografía que muestra la liberación del Alcázar con los últimos combates producidos en el interior de la ciudad a finales de septiembre y principios de octubre de 1936. La siguiente imagen está realizada durante esas fechas entre las ruinas del Alcázar con los soldados de Varela y los defensores caminando entre escombros tras finalizar el asedio. Esta nueva fotografía se conserva en los archivos de la Biblioteca Nacional de España.

toledo guerra civil asedio alcázar seminario
Restos del Alcázar de Toledo tras el asedio. Al fondo, el incendio del Seminario Mayor. (Archivo BNE).



Al fondo, podemos apreciar una columna de humo blanca que sale de un edificio en concreto, el Seminario toledano. Aunque la ciudad ya se encontraba en manos franquistas, varios milicianos resistieron en el Seminario varios días después. Ya se había comentado en esta entrada sobre otra fotografía realizada en estas mismas fechas donde se observa igualmente el posible incendio del mismo edificio. Leer aquí. 

¿Es posible que esta fotografía y la comentada en otra entrada fuera realizada por el mismo fotógrafo que acompañaba a las fuerzas de Franco?

toledo guerra civil asedio alcázar seminario
Fotografía ya comentada anteriormente en este blog donde el humo parece proceder del Seminario (ToledoGCE).

Para entender la situación del Seminario durante esos momentos hay que retroceder un poco hasta el final del asedio del Alcázar. La cercanía de las tropas de Varela, a partir del día 26 de septiembre de 1936, supuso que el grueso de las fuerzas republicanas abandonara la ciudad de Toledo sin dar por finalizado el asedio. El último asalto contra la fortaleza se realizó a la desesperada durante la mañana del 27 de septiembre resultando un fracaso absoluto. La población civil que no quiso quedarse para la caída de la ciudad marchó hacia Aranjuez y los pueblos del sur de la provincia (la carretera de Madrid se encontraba cortada a la altura de Bargas desde el día 25). 

El asalto sublevado contra Toledo se inició el 27 y durante la jornada del día 28 de septiembre se consiguió finalizar con el cerco republicano sobre el Alcázar. Las tropas de Bernal y Líster se retiraron los últimos ya con los legionarios encima por el Puente San Martín. En el interior de la ciudad, algunos grupos de milicianos resistieron en varios edificios como el Seminario o el Colegio de los Maristas.

Ya vimos anteriormente que existe una fotografía de una inscripción realizada en una de las paredes del Seminario por los resistentes. 

Manuel Gómez Cota, miliciano de Izquierda Republicana de Madrid, a día 27 se hizo de la defensa de este Seminario. (…) fuerte lucha con el enemigo y poner a mujeres, viejos y niños, además de los ¿empleados? del mismo y personal civil a salvo, le prendió fuego. Son las ¿? de la tarde, esto está ardiendo solo quedamos los que firmamos:
Manuel Gómez
Eduardo Ruiz
(otro nombre ilegible)
¡Viva Azaña! ¡Viva la República!


toledo guerra civil asedio alcázar seminario
Inscripción realizada en una pared del Seminario Mayor de Toledo en 1936 (Archivo BNE).

Rueda Román, A. (2013), Franco. El ascenso al poder de un dictador. Ediciones Noitilus.

Las últimas horas de combates y las represalias posteriores en la ciudad de Toledo tuvieron que ser bastante duras como confirman los numerosos testimonios de los que vivieron aquellos días de 1936.

Hoy todavía podemos ver restos de los combates en algunas de las ventanas del Seminario Mayor. Fotos de P. Hamann.







Gerda Taro en Toledo (Parte II)

No hay comentarios
La lista de reporteros gráficos que pasaron por Toledo durante el asedio del Alcázar en el verano de 1936 es enorme. Los mejores fotoperiodistas de la época recorrieron las calles y plazas documentando los combates y la vida en la ciudad. Entre sus nombres destaca uno en especial. El de la única mujer (hasta el momento) que, con su cámara al hombro, fotografió los escenarios bélicos toledanos en los alrededores de la plaza de Zocodover y el Alcázar. Sí, era ella, Gerda Taro. La joven alemana pasó por Toledo dos veces junto con Robert Capa en aquellas fechas donde el viejo palacio de Carlos V aguantaba las bombas republicanas con casi dos mil personas en su interior. Ya hemos comentado algunas de las fotografías realizadas por Capa en Toledo, erróneamente localizadas y fechadas. Hasta ahora, solo podíamos asegurar una fotografía de Taro en este periodo y otra que, supuestamente, pudo hacer ella por el formato de dicha fotografía.

Esta nueva fotografía de Gerda Taro está tomada en la barricada de la plaza de Zocodover y como es habitual mostraré el análisis de la imagen para confirmar su localización exacta. La foto irá incluida en el nuevo libro biográfico sobre Gerda Taro de Irme Shaber titulado Gerda Taro, Photojournalist: With Robert Capa in the Spanish Civil War. 


gerda taro toledo guerra civil
Barricada en la Plaza de Zocodover durante el asedio de Toledo.
Foto Gerda Taro. Amazon / Gerda Taro, Photojournalist: With Robert Capa in the Spanish Civil War. 

Varios hombres apuntan con sus fusiles Mauser entre las troneras de los sacos marcados con las letras Valderribas como se puede ver en el último de la fila inferior. El soldado del centro lleva unas cartucheras triples de tipo alemán. El hombre de la derecha, con pantalón rayado y camisa blanca remangada, porta un gran sombrero redondo de paja típico del campo. La parte izquierda es la que nos proporciona toda la información para poder ubicar perfectamente la fotografía:

Los dos milicianos, uno con camisa blanca, cartucheras y sombrero, son los mismos protagonistas de una de las fotografías tomadas por Robert Capa y que analizamos en este blog hace ya dos años (leer aquí).


gerda taro toledo guerra civil
Milicianos en una barricada. ICP/Robert Capa. 

La escena es prácticamente la misma. La posición de las manos cambia en ambas fotografías, pero sus posturas son idénticas. Es decir, mientras Capa realizaba la fotografía Gerda Taro se encontraba a escasos centímetros tomando la otra con su cámara. Los formatos de las imágenes son diferentes. Sabemos que Capa utilizaba más en esta época la Leica III de 35mm y Taro una de medio formato de 6x6 (supuestamente una Réflex-Korelle y no una Rolleiflex). 

Gracias a esta última fotografía, se confirma que la otra imagen de formato cuadrado donde aparece  la barricada y, supuestamente realizada por Robert Capa, es muy probable que fuera definitivamente tomada por Gerda Taro. Además, aparecen los mismos protagonistas en todas las imágenes por lo que entre una y otra hay pocos minutos de diferencia.


gerda taro toledo guerra civil
Barricada en la Plaza de Zocodover. En el archivo de ICP está catalogada con autor Robert Capa. 

En octubre de 2008 la biógrafa de Taro, Irme Schaber, dio una conferencia sobre el trabajo de la fotógrafa alemana donde esta última fotografía estaba incluida en su vídeo-presentación, sin ubicarla en Toledo. 
Os dejo el enlace de la charla: https://www.youtube.com/watch?v=l0KDjo8T7wo 

gerda taro toledo guerra civil
Captura de pantalla de la presentación de Irme Shaber. Youtube / Frontline Club. 


Para cerrar la entrada, debo recordar que durante esta etapa laboral de Robert Capa y Gerda Taro, aunque él utilizó con frecuencia la Leica y ella las cámaras de medio formato, no podemos nunca afirmar con total seguridad la autoría de las fotografías ya que entre ellos se intercambiaban las cámaras constantemente hasta 1937 cuando ella se independizó totalmente y comenzó a firmar sus trabajos. 



Los asaltos durante el asedio del Alcázar (II)

No hay comentarios
El día 20 de septiembre de 1936, tras el ataque dos días antes con la explosión de la mina, los republicanos inician un nuevo asalto de infantería con participación intensa de la artillería y la aviación. El objetivo es acabar con las defensas externas que no permiten alcanzar el Alcázar y finalizar con el cerco. Los numerosos grupos de asaltantes partieron desde la Plaza de Zocodover y el Museo de Santa Cruz para arremeter contra los restos del Gobierno Militar y poder acceder a la zona oriental de la fortaleza. Durante la jornada y como hemos visto en numerosas fotografías y vídeos, el uso de una pieza de artillería de 75mm permitió acabar con la resistencia en el Gobierno Militar y la Puerta de Hierro. Esta fue una de las actuaciones más intensas de todo el asedio con 7 muertos y 57 heridos por parte de los sublevados y un número desconocido de bajas por parte republicana. 

Las fotografías que se muestran a continuación están realizadas entre el 22 y el 26 de septiembre y muestran cómo era el lugar y cómo se defendían los hombres de Moscardó hasta que este mismo ordenó la retirada al edificio principal ese misma noche. 


"A las 22,30 horas se ha efectuado, con todo orden y sin novedad, la evacuación preparada, inutilizándose el material que no se puede trasladar e incendiando los edificios." 
Diario de Operaciones del Alcázar de Toledo. 20 de septiembre de 1936.


El Gobierno Militar, en la actual calle Cervantes, quedó reducido a escombros tras el uso de petardos de trilita y los disparos directos que la artillería realizaba desde la entrada del Museo de Santa Cruz. Hoy, el edificio reconstruido pertenece a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en la Plaza Santiago de Caballeros. La siguiente fotografía, del Estudio Benítez Casaux, muestra un grupo de milicianos y soldados republicanos sobre los escombros del edificio el 26 de septiembre de 1936. 

guerra civil toledo asedio alcázar 1936
Restos del Gobierno Militar, 26 de septiembre de 1936. PARES/ Fondo Benítez Casaux. 

guerra civil toledo asedio alcázar 1936
La reconstrucción del lugar tras la guerra. Septiembre de 2018. 

Después del Gobierno Militar y pasar por la Puerta de Hierro, bloqueada por varios vehículos, los republicanos alcanzaron el zigzag y la explanada del Picadero. Esta parte estaba escalonada en varias terrazas hasta llegar a la parte alta donde se ubicaba el Alcázar. Los muros de cada altura protegían a los milicianos que se movían en pequeños grupos y en fila para evitar a los pacos de los defensores. Las fotografías tienen un valor documental enorme pues permite conocer toda la zona abandonada el 20 de septiembre y el movimiento de las fuerzas republicanas por el lugar todavía con el asedio activo. El peligro, aunque no lo parezca, es constante. 



guerra civil toledo asedio alcázar 1936
Puerta de Hierro durante el asedio del Alcázar en septiembre de 1936. Agencia EFE. 

guerra civil toledo asedio alcázar 1936
El Picadero y su explanada en la parte oriental del Alcázar. PARES/Foto Manzano. 

La explanada del Picadero y sus edificios presentaban un estado ruinoso debido a los bombardeos y la actuación de la artillería republicana que machacaba la zona desde San Servando y Los Alijares. Los vehículos habían sido abandonados en julio de 1936 al inicio del asedio y se encuentran en el mismo lugar.  


guerra civil toledo asedio alcázar 1936
Acceso al Picadero por uno de sus laterales. PARES/Foto Manzano. 

En el Picadero todavía se podían ver los antiguos escudos de España en sus paredes. Un miliciano, subido a una caja y con un trapo atado al fusil, posa para el fotógrafo en el interior del edificio. 



guerra civil toledo asedio alcázar 1936
Interior del Picadero en la zona este. PARES/Foto Manzano. 

Desde el Picadero se podía acceder a otros edificios que pertenecian a la Academia de Infantería, Caballería e Intendencia como el comedor, Santiago o el lavadero. La rampa de acceso al comedor estaba protegida por uno de los muros y esto permitió a los milicianos acercarse sin mucho peligro a estas construcciones. Una foto muy curiosa es la que aparecen tres personas, dos de ellos muy jóvenes, cargan con una vajilla completa de platos blancos que seguro han conseguido en el abandonado comedor de la Academia. Los milicianos sonríen al fotógrafo, como si hubieran conseguido un valioso trofeo. Al fondo, la rampa y la puerta del comedor con varios automóviles abandonados. En el suelo a la izquierda, se aprecia una zanja que permitía el movimiento a los sublevados entre edificios a resguardo de las bombas. Este tipo de detalles en las fotografías nos da una idea de cómo se realizó la defensa del perímetro exterior. 


guerra civil toledo asedio alcázar 1936
Cargando con platos del comedor del Alcázar. PARES/Foto Marina. 

guerra civil toledo asedio alcázar 1936
1936 / 2018.

Otra imagen realizada el 24 de septiembre por Luís Ramón Marín está tomada más cerca del comedor, justo al inicio de las rampas donde los sublevados tenían un parapeto con escombros. En el lado izquierdo de la fotografía, entre el coche y el muro, unos milicianos descansan apoyados en la pared y las escaleras que dan acceso al comedor. En este lugar, el fotógrafo Hans Namuth también realizó una foto con unos milicianos ubicados junto al mismo coche. 



guerra civil toledo asedio alcázar 1936
Rampa de acceso al comedor. 24 de septiembre de 1936. PARES/Foto Marín. 

guerra civil toledo asedio alcázar 1936
Actual calle de la Unión. Octubre 2018. 

Marín se acercó a uno de los coches totalmente acribillado por la metralla donde retrató a un grupo de milicianos. 



guerra civil toledo asedio alcázar 1936
Milicianos en torno a un coche abandonado en la zona oriental del Alcázar. PARES/Foto Marín. 

guerra civil toledo asedio alcázar 1936
Actual calle de la Unión. Octubre 2018. 
Os dejo un mapa de época para que podáis comprobar el lugar exacto donde se tomaron algunas de estas fotografías en septiembre de 1936. 


guerra civil toledo asedio alcázar 1936



Es en esta zona donde los republicanos, como último recurso, colocaron el día 27 la última mina que explotó en la explanada este sin llegar a alcanzar los muros del Alcázar. Pocos días después de realizarse estos trabajos fotográficos por los principales reporteros gráficos de Madrid, las tropas de Varela alcanzaban la ciudad y ponían fin al asedio del Alcázar.