TOLEDO GCE

¿El último muerto de la guerra en el frente de Toledo?

No hay comentarios

«Todo anuncia el gozo anticipado de la resurrección. Pero ahora hay tormenta en los cielos toledanos. Nubes negras y goterones de lluvia sobre el polvo de la última trinchera».

Alfonso de Churruca y Zubiría (1916-1939) era teniente provisional de la IV División de Navarra del Ejército de Franco. Tenía veintidós años cuando llegó al frente toledano durante la Ofensiva final en marzo de 1939. En las acciones previas al avance aquella mañana de marzo resultó herido de gravedad al ser alcanzado por una granada enemiga. Fue considerado oficialmente por la historiografía franquista como el último soldado en morir durante la guerra civil española (falleció el 2 de mayo de ese año a causa de las heridas).


toledo churruca ofensiva final 1939 guerra civil

Churruca nació el 30 de junio de 1916. Sus padres eran Alfonso de Churruca y Calbetón y María Teresa Zubiría. La familia, de un linaje notorio, tenía una marcada trayectoria en el ejército, la política y en los negocios como industriales vizcaínos (su abuelo Evaristo de Churruca fue el ingeniero encargado de la construcción del Puerto Exterior de Bilbao). Aunque entre sus antepasados más llamativos está el alcalde de Motrico, científico, y marino Cosme Damián Churruca (1761-1805). Este, como brigadier de la Real Armada española participó en la batalla de Trafalgar donde falleció en el navío San Juan Nepomuceno. Las buenas condiciones familiares permitieron a Alfonso de Churruca estudiar el bachillerato y la carrera de Derecho con breves estancias en Francia e Inglaterra para aprender idiomas.


toledo churruca ofensiva final 1939 guerra civil

Con la sublevación militar Churruca permaneció en Bilbao sin llamar mucho la atención en su casa de Las Arenas. En 1937 la quinta del joven comenzó a integrar las filas del Ejército de Euskadi y este decidió que era el momento de pasarse a la otra zona cuando las fuerzas del general Mola iniciaron la campaña por el norte en el mes de abril. Su plan era reencontrarse con su padre, escondido en el caserío Goyenengo desde julio de 1936. Con la ayuda de un amigo que consiguió un coche y escondido en el portamaletas, aprovechó la oscuridad de la noche para saltar del vehículo y continuar el camino entre campos de labor y parajes desconocidos cerca de Busturia. Las tropas franquistas alcanzaron Guernica y Alfonso de Churruca se unió a estos a última hora de la tarde del día 29 de abril de 1937. Se enroló en el recién creado Tercio de Nuestra Señora de Begoña y posteriormente se incorporó en Vitoria al Regimiento de Flandes. Participó en las operaciones sobre Dima, Yurre, Unceta, Areta, Llodio y destacó en la toma del Monte Mandoya al retirar a varios compañeros heridos bajo el fuego enemigo que no podían ser evacuados. 

En julio de 1937 llegó al frente de Brunete con el 1º Batallón de Flandes junto al comandante Francisco Hidalgo de Cisneros. En la contraofensiva franquista resultó herido y fue evacuado al hospital de Ávila hasta finales de septiembre cuando se presentó al curso de alféreces provisionales de Infantería en la Academia de Fuentecaliente en Burgos. Tras su ascenso y acabar el año acantonado en Vitoria llegó al frente de Teruel en febrero de 1938. El fuerte avance franquista y la desorganización republicana tras la pérdida del sector propició la división del territorio gubernamental cuando alcanzaron el Mediterráneo. Posteriormente Churruca y la IV División de Navarra participaron en los combates de la batalla del Ebro. En noviembre de 1938 fue concedida la Medalla de Sufrimientos por la Patria y también el ascenso a teniente provisional de Infantería. En la Campaña de Cataluña destacó como ayudante del teniente coronel Hidalgo de Cisneros durante el avance sobre Barcelona, Gerona y el resto de localidades del sector catalán.


toledo churruca ofensiva final 1939 guerra civil


A finales de febrero estuvo destinado junto a la división a Navalmoral de la Mata en su cuartel general instalado en la finca y palacio de Las Cabezas. El 22 de marzo se establecieron en el sector toledano de Olías del Rey-Magán para pasar dos días después a la cabeza de puente del río Tajo.

La Ofensiva final

Ya hemos dedicado otras entradas a estas jornadas finales de la guerra desde el frente de Toledo:

https://toledogce.blogspot.com/2019/03/el-final-de-la-guerra-civil-desde-toledo.html

https://toledogce.blogspot.com/2017/03/la-ofensiva-final-por-el-sur-del-tajo.html

-https://toledogce.blogspot.com/2018/04/el-soldado-y-fotografo-michele-francone.html

Alfonso de Churruca se encontraba en la tarde del 26 de marzo de 1939 en la finca Loranque antes de alcanzar la primera línea en la madrugada del 27. En el frente se encontraban distinguidos oficiales como Alonso Vega de la IV División de Navarra y el coronel Hidalgo de Cisneros, Von Richthofen de la Legión Cóndor alemana y el italiano del CTV general Gambara junto con el coronel Lastrucci. La ofensiva está documentada a la perfección para la propaganda. Era la última marcha ante la victoria inminente y definitiva por parte de Franco.

toledo churruca ofensiva final 1939 guerra civil
Pasarela en el puente del ferrocarril Toledo-Bargas sobre el río Tajo. / Von Richthofen en la posición nº 7 el 27 de marzo de 1939. (Fotos DW)

El teniente Churruca se encontraba en la posición nº 5, cerca del puesto de mando de Alonso Vega y a pocos kilómetros del pueblo de Argés y las trincheras republicanas. A primera hora de la mañana se iniciaba el ataque con un gran despliegue de fuego de artillería y la presencia de la aviación italiana que machacaba desde el aire las posiciones republicanas. Horas antes, estas trincheras habían sido abandonadas por un gran número de combatientes que se dirigían hacia los puertos de Levante en un desesperado intento de exiliarse ante el inminente final.

Aprovecho para añadir fotografías de la OF menos conocidas:

toledo churruca ofensiva final 1939 guerra civil
Baterías antiaéreas 88mm Flak 18 en la cabeza de puente de Toledo en marzo de 1939.

toledo churruca ofensiva final 1939 guerra civil
Posición nº 7 (Getty Images / Alamy).



Tiro directo con cañones Flak 30 sobre posiciones republicanas cerca de Argés.
A la izquierda del parapeto un fotógrafo de la Legión Cóndor con un cámara (Alamy).

toledo churruca ofensiva final 1939 guerra civil

Se inició el fuego de contrabatería con «unos espaciados cañonazos rojos. Luego, el fuego enemigo se fue animando. Aceptaba el reto y habría batalla» (Del Álamo, 1942). Churruca recorría los diferentes puestos en primera línea y en un senderillo junto a los parapetos, asomado y erguido en lo alto, corría al siguiente pozo cuando fue alcanzado en la cadera por una granada que le destrozó el hueso ilíaco. Al resultar la herida de gravedad, Churruca fue evacuado en ambulancia al Hospital de San Servando (posiblemente el Hospital Provincial de Toledo). Durante las siguientes semanas la herida de Churruca provocó en el soldado una septicemia y flebitis que empeoraron su estado de salud con elevadas fiebres y dolores.

toledo churruca ofensiva final 1939 guerra civil
Posición nº 5, muy cerca fue herido Alfonso Churruca en las primeras horas del 27 de marzo de 1939 (Fotos DW).

En abril había sido concedida para Churruca la Medalla Militar individual solicitada por el propio general Alonso Vega. A finales de mes, el ayuntamiento de Bilbao le nombró concejal del nuevo equipo de gobierno de José Mª Oriol Urquijo, pero no pudo ejercer nunca en su cargo. Murió en Toledo en la madrugada del 2 de mayo de 1939. Durante su funeral Alonso Vega le impuso la Medalla Militar y el alcalde Oriol Urquijo la Medalla de Oro de la Villa. La ceremonia por Churruca fue multitudinaria con la presencia de soldados y requetés que desfilaron ante el ataúd conducido por una carroza de caballos, además de altos cargos políticos y demás autoridades militares. Alfonso de Churruca fue inhumado el 4 de mayo de 1939 en el cementerio de Motrico. Una cruz con una placa en la posición nº 5 recuerda su paso por el frente toledano y rinde homenaje al último muerto de la guerra de España.

toledo churruca ofensiva final 1939 guerra civil

En 1944 se publicó un pequeño libro a modo de homenaje al joven soldado Churruca. De las páginas de la publicación hemos extraído la información sobre su paso por el frente de Toledo y sus últimas horas en combate (Del Álamo, Lucio, El último muerto de la guerra de España, 1942, Ayto. Bilbao).

Como curiosidad, Rafael Gómez Rubio nos indica que los personajes de Raza, la película de 1941 basada en la novela de Jaime de Andrade (Francisco Franco), parecen estar inspirados en la familia de Alfonso Churruca y su trayectoria durante la guerra. En el largometraje, los protagonistas son descendientes del marino Cosme Damián Churruca e hijos del capitán Pedro Churruca.

Un curioso detalle en una de las fotografías de Capa y Taro

1 comentario
*EDITADO EN JULIO DE 2021 CON NUEVA INFORMACIÓN AL FINAL.

Desde el inicio de la sublevación militar y la declaración del estado de guerra en Toledo la presencia de soldados y grupos de milicias aumentó día a día. Tras encerrarse Moscardó y sus hombres en el Alcázar, además de familiares y el resto del personal civil, el cerco sobre la vieja fortaleza fue estrechándose. Las barricadas cerraron las calles cercanas donde fuerzas gubernamentales y variopintos grupos de milicias hostigaban a los asediados.

toledo guerra civil 1936 1939
Barricada en la calle Armas / plaza de Zocodover en septiembre de 1936. Colección Vincent Doherty

El armamento utilizado por los partidarios de la República fue muy heterogéneo desde el comienzo de la guerra. En Toledo, durante los primeros días, las armas más habituales fueron los fusiles Máuser, escopetas y diversas armas cortas. El material bélico individual siempre escaseó y el gobierno comenzó a comprar armas en el extranjero. Posteriormente, la propaganda se encargó de instruir a soldados y milicianos para valorar el armamento como material esencial para la victoria.

toledo guerra civil 1936 1939
Cartel propagandístico del Ministerio de Instrucción Pública. 

toledo guerra civil 1936 1939
El soldado Canuto (La Voz del Combatiente).


En aquellos días del verano de 1936 un fusil era un bien de gran valor para los milicianos. Cualquier grupo ajeno al ejército que pudiera conseguir armamento para el reparto entre los hombres y mujeres procuraba instruir para el cuidado del material. Muchos personalizaron sus armas para diferenciarlas de las del resto de compañeros y, respecto a esto, hemos encontrado uno de esos detalles curiosos que tanto nos gustan investigar.

En una de las fotografías realizadas en Toledo por Capa y Taro en agosto y septiembre de 1936 aparece un miliciano apuntando con su fusil Mauser desde una barricada de la plaza de Zocodover. En la culata del fusil se aprecia una especie de pegatina blanca con algo escrito, pero la calidad de imagen del International Center of Photography no permite la lectura.




Tras la adquisición y con muchísima mejor calidad el texto es legible. El miliciano, “propietario” del fusil, escribió en el papel adherido a la culata su nombre y lugar de procedencia:

GONZALO HERNÁNDEZ DE MORA DE TOLEDO



Hasta la fecha no hemos podido encontrar más datos de GONZALO HERNÁNDEZ por lo que solicitamos a los lectores que cualquier información que se aporte será bienvenida para añadir a la identificación del “propietario” del fusil.

*****EDICIÓN JULIO 2021:
El 19 de julio de 2021, un familiar identificó al miliciano retratado por Capa y Taro. Se trata de CONSUELO HERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, natural de Mora de Toledo y fusilado en 1941.





Las ruinas del Alcázar de Toledo por Otto Wunderlich

No hay comentarios
En el año 2017 publicamos una entrada con las fotografías realizadas por Otto Wunderlich durante sus visitas a Toledo entre 1940 y 1944. El fondo fotográfico del alemán, custodiado en el Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE), contiene aproximadamente 45000 negativos y positivos, además de su equipo fotográfico como cámaras, objetivos y material de laboratorio.

En esa entrada analizamos y comentamos las fotografías tomadas por Wunderlich en los alrededores del Alcázar, calles y varias plazas. El alemán era experto en fotografía industrial y de obras de arte y monumentos, por lo que sus fotos se centraron en los daños que sufrieron las calles y edificios toledanos durante el asedio del Alcázar. En esta nueva serie analizamos las fotografías de los restos de la fortaleza durante los años 40. Las hemos dividido en tres zonas o secciones: las fotografías tomadas en el patio central, las de interiores y las realizadas en las fachadas exteriores.

Patio del Alcázar
Sin duda, el patio del Alcázar es uno los lugares más fotografiados tas la finalización del asedio hasta la actualidad. Esto no se debe solo a los acontecimientos del verano de 1936, sino a la monumentalidad del conjunto con la escultura de Carlos V en el centro y la escalera principal reconstruida posteriormente.

toledo guerra civil wunderlich alcázar

Wunderlich visitó el Alcázar con su mujer y su hijo, además de otro grupo de visitantes como podemos ver en sus fotografías. Volvía a recorrer las calles y edificios que décadas atrás ya había inmortalizado con su cámara. 

En 1937 las ruinas fueron declaradas monumento nacional y en 1940 quedó constituido el Patronato de las Ruinas del Alcázar de Toledo. Eran el reclamo turístico perfecto. La propaganda franquista llevó a cabo una magnífica tarea de promoción gracias al discurso de la resistencia elaborado como gesta y epopeya.

toledo guerra civil wunderlich alcázar

toledo guerra civil wunderlich alcázar

En las fotos podemos ver que se han llevado a cabo tareas de desescombro para facilitar el paso a los visitantes. La mayor parte de restos acumulados forman parte de lo que fue la fachada norte y los de la esquina suroeste por el efecto devastador del estallido de la mina el 18 de septiembre de 1936. Los agujeros producidos por la metralla y las balas están por todas las paredes y columnas.

toledo guerra civil wunderlich alcázar

toledo guerra civil wunderlich alcázar

En las galerías este y oeste se encontraban varios accesos a los interiores. Durante el cerco, los defensores taponaron estas entradas con bloques de piedra o formaron barricadas y muros de mampostería para evitar los efectos de la metralla durante los bombardeos republicanos.

toledo guerra civil wunderlich alcázar

toledo guerra civil wunderlich alcázar

En el conjunto monumental se adecentaron estancias específicas para los turistas donde podían ver cómo fue la resistencia en el interior, además de exponerse materiales de aquellos días. Por la galería este se accedía a la conocida como Sala de la Metralla. Por la galería oeste a la Sala de los Caídos y los restos de la Puerta de Carros.

toledo guerra civil wunderlich alcázar

Los artesonados de madera de los techos de las galerías sufrieron graves daños por los bombardeos. Wunderlich tomó esta fotografía de los artesonados de la galerías este y oeste.

toledo guerra civil wunderlich alcázar

toledo guerra civil wunderlich alcázar

Por supuesto, la estatua de Carlos V y el Furor también aparece en las imágenes del alemán. La figura cayó de su pedestal por efecto de un bombardeo producido el 25 de julio de 1936.

toledo guerra civil wunderlich alcázar

Otra curiosa fotografía es la que Wunderlich tomó de una escala de cuerda que unía el patio con la segunda planta. Según el capitán Emilio Alamán, esta fue colocada por el teniente de asalto Gómez Oliveros y el teniente Castro Miranda en la jornada del 18 de septiembre para defender las posiciones elevadas de la fachada norte.

toledo guerra civil wunderlich alcázar


Interior del Alcázar
Wunderlich tomó fotografías en el despacho del coronel Moscardó, situado en la parte sur del Alcázar. La estancia estaba reservada para resaltar la conversación telefónica entre el coronel y su hijo Luis el 23 de julio de 1936. Por supuesto, la propaganda se encargó de magnificar estos hechos y uno de los espacios debía tratar el tema de manera específica. En la actualidad, el despacho y la historia del hijo de Moscardó son de las zonas más visitadas en el Museo del Ejército que alberga el Alcázar toledano.

toledo guerra civil wunderlich alcázar

toledo guerra civil wunderlich alcázar

toledo guerra civil wunderlich alcázar

Un par de fotografías con pasillos o habitaciones totalmente bloqueadas por acumulación de escombros debido a las explosiones.

toledo guerra civil wunderlich alcázar

Otra imagen de un acceso cerrado por los propios defensores que utilizaron los elementos muebles de la Academia para evitar la entrada de asaltantes.

toledo guerra civil wunderlich alcázar

Una de las fotos más curiosas es la que tomó el alemán de las escaleras de mano unidas para poder ascender a las galerías superiores durante los asaltos del día 18 de septiembre. Las escaleras principales habían sido destruidas y por los escombros del torreón noroeste los milicianos alcanzaron las estancias superiores. Para poder desalojarlos se utilizaron estas escaleras de mano que permitieron subir rápidamente a los defensores y no perder la posición que corría gran riesgo.

toledo guerra civil wunderlich alcázar


Exteriores del Alcázar
Wunderlich y su familia, además del grupo de visitantes en el que iban integrados, pasearon por la fachada norte y la zona este. En la explanada fotografió una entrada por la fachada este, la conocida como puerta de la piscina. Durante el cerco las brechas destrozaron los accesos abriendo un gran agujero en el muro oriental. Desde ahí, los defensores salían para relevar los puestos externos del edificio principal. Con la reconstrucción se habilitó una entrada para las visitas con un muro y una puerta. Este acceso (puerta de la piscina) conducía a las galerías internas donde estaba la piscina y los enterramientos de algunos defensores caídos durante la defensa del Alcázar.

toledo guerra civil wunderlich alcázar

El cercado de madera delimitaba el cráter de la pequeña mina que explotó la mañana del 27 de septiembre de 1936. En esta otra imagen se puede apreciar parte del cráter y los restos de hierro del torreón noreste.

toledo guerra civil wunderlich alcázar

Desde la fachada norte y zona llana fotografió los destrozos producidos por la mina del día 18 de septiembre en la zona oeste, así como los muros que quedaron en pie.

toledo guerra civil wunderlich alcázar

En ese mismo punto, cerca de la escultura la general Villamartín, una farola de época totalmente destrozada.

toledo guerra civil wunderlich alcázar

Para cerrar esta entrada os dejo las últimas fotografías. La familia de Otto Wunderlich, su mujer Margarita (Margrit) y su hijo Rodolfo (Rolf) posando en los restos de un chasis de uno de los camiones destruidos durante el asedio.

toledo guerra civil wunderlich alcázar

toledo guerra civil wunderlich alcázar

Y otra de Wunderlich con su hijo en unas rocas de un paraje toledano.

toledo guerra civil wunderlich alcázar