Estado de guerra: El primer reportaje fotográfico por Foto Rodríguez

No hay comentarios

Ayer, 21 de julio de 2024, se cumplieron 88 años desde la declaración del estado de guerra en Toledo y del primer reportaje fotográfico del conflicto realizado en la ciudad por Pablo Rodríguez. Las fotografías de aquella mañana, conocidas por todo el mundo, forman parte de la historia de Toledo y del reporterismo gráfico local. En esta nueva entrada vamos a repasar los clichés de la jornada que marcó el inicio de la Guerra Civil española en nuestra ciudad, además de repasar al detalle cada fotografía y la labor del reportero.

foto rodríguez declaración estado de guerra toledo 1936
Lectura del bando en el patio del Alcázar de Toledo por el capitán Vela Hidalgo. Foto Rodríguez / AHPTO.

foto rodríguez declaración estado de guerra toledo 1936
Clichés del reportaje realizado por Pablo Rodríguez el 21 de julio de 1936 en Toledo. Imágenes de un siglo.

Tres días antes, el 18 de julio, se había conocido por la radio la sublevación militar en África y las guarniciones de la Península, por lo que se estableció la Comandancia Militar en el Gobierno Militar en la cuesta del Carmen. La noche del 18 la Guardia Civil tuvo un enfrentamiento con los primeros milicianos armados de Toledo. El 19 Moscardó recibió las primeras llamadas desde Madrid solicitando el envío de las municiones de la Fábrica de Armas. El coronel, contestando con diferentes argumentos para evitar enviar el material, decidió declarar el estado de guerra tras la amenaza desde la capital de enviar una columna y bombardear Toledo. 

A las 7 de la mañana del 21 de julio el capitán de cuartel en el Alcázar, Emilio Vela Hidalgo, fue el encargado de leer el bando en el patio de armas del viejo palacio. En aquel lugar ya se encontraba Pablo Rodríguez, fotógrafo de la Casa Rodríguez y principal reportero gráfico de Toledo. Según las fuentes, el fotógrafo había sido avisado por el propio coronel Moscardó para documentar el acto de proclamación.

foto rodríguez declaración estado de guerra toledo 1936
El capitán Vela Hidalgo lee en el patio del Alcázar la declaración del estado de guerra en Toledo y su provincia. Foto Rodríguez / AHPTO. 

Aquella mañana, Rodríguez trabajó con su cámara Leica con película de 135 mm de la marca Zeiss Ikon, una reconocida empresa de cámaras y material fotográfico alemana. Sin embargo, el uso de película de 135 mm de Zeiss Ikon era bastante inusual en la época, debido a la presencia en el mercado de otras marcas más destacadas. Es posible que Rodríguez comprara rollos de película cinematográfica para rebobinarla en chasis de 35mm él mismo y usarla con su cámara Leica para los reportajes periodísticos.

A esas horas del día 21 del julio ya había amanecido, y Rodríguez pudo fotografiar perfectamente con la luz natural todo el acto. Realizó varias tomas del grupo presentando armas desde diferentes ángulos destacando al capitán Vela Hidalgo junto a la escultura de Carlos V.

foto rodríguez declaración estado de guerra toledo 1936
Emilio Vela Hidalgo lee el bando en el patio del Alcázar de Toledo. Foto Rodríguez / AHPTO. 

En las fotografías, además del personal militar de la Academia, estaban presentes miembros de la Guardia Civil que habían llegado de diferentes puntos de la provincia desde el 18 de julio bajo el mando del teniente coronel Pedro Romero Basart. Incluso, como vemos en las imágenes, hay personal civil armado entre los uniformados que procedían de diferentes vinculaciones políticas y se habían sumado voluntariamente a los sublevados desde días antes. Por ejemplo, la noche del día 18, un grupo de manifestantes abrió fuego contra un retén de la Guardia Civil en la plaza de Zocodover tras el discurso radiado de La Pasionaria. La refriega duró hasta las 4 de la madrugada participando miembros de Falange Española y militares de la Academia junto al coronel Moscardó que auxiliaron a los guardias civiles con el resultado de heridos y muertos. 

Otro detalle a destacar en las fotografías es la presencia de niños en el patio que podrían ser familiares de los guardias llegados desde los puestos de otras localidades.

foto rodríguez declaración estado de guerra toledo 1936
Declaración del estado de guerra el 21 de julio de 1936. Foto Rodríguez AHPTO.

foto rodríguez declaración estado de guerra toledo 1936
Detalle de los presentes en la lectura del bando oficial en el patio del Alcázar el 21 de julio de 1936. 


foto rodríguez declaración estado de guerra toledo 1936
Personal civil armado en el patio del Alcázar el 21 de julio de 1936. Foto Rodríguez. 

Tras la lectura en el Alcázar, una sección de Infantería al mando del capitán Vela Hidalgo junto a un corneta y un tambor que marcaban el paso salieron por la puerta principal de la fachada norte para dirigirse a la plaza de Zocodover. Rodríguez, siempre por delante, realizó las fotografías de la salida y la bajada de la cuesta del Alcázar. Son las imágenes menos conocidas tomadas aquella mañana de julio de 1936. 

foto rodríguez declaración estado de guerra toledo 1936

foto rodríguez declaración estado de guerra toledo 1936

foto rodríguez declaración estado de guerra toledo 1936
Bajada hacia la plaza de Zocodover por la cuesta de las Armas. Foto Rodríguez / AHPTO.

En Zocodover, bajo los soportales, voluntarios y guardias civiles acompañaron también a la sección y al capitán Vela Hidalgo, además de los vecinos que con curiosidad y asombro presenciaron el acto. El reportero tomó hasta tres fotografías de este momento, acercándose a Vela Hidalgo y encuadrando toda la escena. Por último, el bando fue leído frente a la sede de la Unión Local de Sindicatos y en la Diputación sin producirse altercados destacando el silencio en toda la ciudad durante aquellos momentos. De estas últimas paradas no hay fotografías.

foto rodríguez declaración estado de guerra toledo 1936
Lectura del bando en la plaza de Zocodover el 21 de julio de 1936. Foto Rodríguez. 

Rodríguez no publicó las fotografías en prensa, ya que en aquellos momentos podían haberle costado un disgusto por significarse con la sublevación tras realizar el reportaje. Cuando la columna del general Riquelme llegó a Toledo desde Madrid, la familia fue retenida inicialmente en el cuartel de los Hermanos Maristas. Gracias a la intervención de un antiguo empleado de los Rodríguez, lograron ser liberados y se trasladaron al pueblo de Ugena hasta la llegada de las fuerzas del general Varela, que puso fin al asedio.

Sin embargo, años después, el reportaje completo sirvió de inspiración para las escenas de Sin novedad en el Alcázar de 1940, como podemos comprobar en la película. 

foto rodríguez declaración estado de guerra toledo 1936



Durante los años siguientes de conflicto, Rodríguez fue el reportero principal de la ciudad y fotógrafo oficial del diario El Alcázar, documentando la vida y los acontecimientos tanto militares como civiles en la ciudad. Algunos datos curiosos más allá de su labor como fotógrafo es que Pablo Rodríguez llegó a ser teniente de alcalde del Ayuntamiento de Toledo en los años de guerra, fechas en las que tuvo una sonada disputa con Falange Española por el impago de cuotas como miembro de Segunda Línea. El diario Imperio, notificando su expulsión de FE, publicó su nombre junto a otros bajo el titular Los indeseables. Este hecho de desagrado hizo que presentara su dimisión ante el alcalde y amigo suyo Fernando Aguirre, quien rechazó su dimisión junto a toda la Comisión permanente. 

foto rodríguez declaración estado de guerra toledo 1936


En mayo de 1937, la aviación republicana bombardeó Toledo con la destrucción de varios inmuebles y donde muriendo varios vecinos y vecinas. Una de las bombas afectó al local de los Rodríguez en la calle Comercio, sin causar víctimas mortales. Rodríguez destacó por su completo trabajo sobre este bombardeo al documentar las consecuencias en el centro de la ciudad. Ver aquí: https://toledogce.blogspot.com/2023/04/el-bombardeo-republicano-sobre-toledo.html  

Por otro lado, Pablo Rodríguez tenía una destacada afición por el arte y el teatro llegando a participar en varias representaciones antes y después de la guerra. En 1938 viajó al frente de Madrid con el grupo toledano La Farándula para trabajar ante el Bon. de Voluntarios de Toledo representando obras como La venganza de la Petra de Carlos Arniches. El gran éxito del grupo se mantuvo durante todo el año actuando en diferentes localidades y zonas de guerra cercanas a Toledo.

foto rodríguez declaración estado de guerra toledo 1936
Familia Rodríguez junto a dos soldados en el estudio fotográfico en 1937. Pablo es el primero sentado por la izquierda.

El reportaje de Rodríguez del 21 de julio y todo su fondo fotográfico se conserva en el Archivo Histórico Provincial de Toledo como legado patrimonial de los fotógrafos toledanos más importantes. Para saber más sobre la Casa Rodríguez después de la contienda os recomiendo los trabajos de Carlos Flores, Rafael del Cerro y la obra de varios autores de 1987 Imágenes de un siglo: Fotografías de la Casa Rodríguez



 

El Batallón de Voluntarios de Toledo en el sur del Tajo (1936-1937)

3 comentarios

La Guerra Civil no finalizó el 28 de septiembre de 1936 en la ciudad de Toledo después del asedio del Alcázar. Las tropas republicanas, a pesar de estar en desventaja moral y ante una enorme desorganización tras su retirada, quedaron establecidas al este y sur del río Tajo. En algunos puntos con posiciones muy cerca de la ciudad, en la zona de los cigarrales y el campamento de Alijares. A través del diario de operaciones del Batallón de Voluntarios de Toledo, y las últimas investigaciones en este ámbito gracias a intervenciones arqueológicas, veamos algunas fotografías interesantes y cómo fueron esos meses de octubre de 1936 a mayo de 1937, cuando se produjo la ofensiva franquista en la cabeza de puente de Toledo y cambió todo el frente por completo.

Fotógrafo en la ermita de Santa María de la Cabeza al sur de Toledo. Foto Alamy.

En 2009, el proyecto Estudio del paisaje cultural de Toledo: Los Cigarrales analizó los materiales y las diferentes estructuras, así como las transformaciones del entorno, que se encontraban al sur de Toledo relacionadas con el periodo 1936-1939. A partir de este estudio se abrió un campo de investigación enorme que ha recuperado para la memoria colectiva los hechos acontecidos en estos espacios, y que durante años habían quedado relegados a un segundo plano. Recientemente, las obras El Frente sur del Tajo. Operaciones militares durante la GCE en la provincia de Toledo 1936-1939 (2021), Sin lustre, sin gloria: Toledo y Guadalajara, frentes olvidados de la Guerra Civil (2023) y Cicatrices en el paisaje: la fortificación de campaña y su evidencia arqueológica en la provincia de Toledo (2023) entre otros han aportado datos sobre las actuaciones bélicas, además del análisis de material, las fortificaciones y recoger testimonios sobre la vida cotidiana de soldados y población civil.

Cartel de reclamo en la plaza de Zocodover del Batallón de Voluntarios de Toledo en 1936. SZ Photo.

Entorno al sur de Toledo: Cigarral de Malpán, Cigarral de Villamarta, ermita de la Bastida, ermita de la Guía, campamento de Alijares, Casa de la Legua.....Fuente IGN. 

Después de retirarse al sur del río Tajo, las fuerzas republicanas de la columna Burillo y Uribarri estaban distribuidas en diferentes localidades como Ajofrín, Orgaz, Mora, Los Yébenes, Aranjuez, estación de Algodor, Burguillos, Nambroca y el campamento de Alijares y varios grupos en Azucaica y Mocejón al norte del río. Sumaban un total de 5255 hombres entre infantería y artilleros con piezas de 75, 105 y 155 a fecha 7 de octubre de 1936. Son unidades variopintas de la Guardia Nacional Republicana, Voluntarios de Jaén, Voluntarios de Murcia, Batallón Thaelmann, Batallón Dimitroff, compañías de los Regimientos León, Wad-Ras, Otumba, etc. Por otro lado, la situación al norte de Toledo tenía peor pinta para lo gubernamentales bajo las órdenes del teniente coronel Arturo Mena con Voluntarios de Cuenca, columna Uribe-Palacios, 5º Regimiento, el batallón Nosotros y la motorizada entre otros elementos en Olías del Rey, Villaluenga y Cabañas de la Sagra.

Estación de ferrocarril en septiembre-octubre de 1936. Fotograma de HMN. 

En Olías del Rey (del teniente Castillo) los boletines de la UGT indican que se produjeron varios actos de indisciplina tras la retirada de Toledo por parte de la columna Tierra y Libertad. Los milicianos anarquistas se negaban a defender a los socialistas después de recibir órdenes de tomar varios puntos elevados. Ante tal negativa y afirmar que solo recibían órdenes de su comité, los efectivos se retiraron hacia Cabañas de la Sagra con el material que tenían en su poder. El enfado de Mena con estos fue bastante sonado, quien añadía «que lo que se defiende es la revolución y no a un partido determinado».

Miembros de la Brigada Motorizada del 5º Regimiento en Cabañas de la Sagra en la carretera de Toledo-Madrid en octubre de 1936. Fotograma de HMN.

Los partes de la CNT reflejan que la desorganización a finales de septiembre e inicios de octubre es generalizada, ya que la aviación gubernamental bombardea al enemigo, pero la infantería no actúa y se retira. EL 5 de octubre la CNT informa que 180 hombres del batallón Moscú del 5º Regimiento han decidido marcharse a Madrid, aunque previamente se les ordenó entregar el armamento. 

A pesar de todo, los republicanos se reorganizaron y contraatacaron sobre Toledo para intentar recuperar la ciudad y el terreno perdido. Ya vimos hace unos años que este contraataque se produjo en varias jornadas a principios de octubre de 1936 y que no tuvo el efecto esperado (aquí). Las órdenes del general Asensio Torrado buscaban estrechar el cerco sobre Toledo y evitar que el enemigo siguiera su avance y alcanzara vías de comunicación hacia Aranjuez y el ferrocarril Madrid-Alcázar. La idea era aproximarse a Toledo y cortar las comunicaciones de los franquistas con Torrijos. Posiciones de partida:

*Columna Frente Toledo (teniente coronel Arturo Mena): Río Guadarrama, estación de Bargas, Olías del Rey y Magán. 

*Columna Frente Tajo (teniente coronel Ricardo Burillo): Mocejón, arroyo Valdecaba hasta carretera de Nambroca-Almonacid. Además, en flanco izquierdo Argés, Cobisa, Burguillos y Nambroca. A esta columna se añaden las agrupaciones de Bernal y Uribarri. 

Posición frente a Toledo en las cercanías del barrio de San Blas (actual Academia de Infantería y residencia de Alijares). Cordon Press.

La reanudación del avance hacia Madrid por parte de los franquistas se produce el 17 de octubre de 1936, hechos que también analizamos en su día (aquí). Las unidades republicanas en el campamento de Alijares recibieron el primer envite y se retiraron hasta Nambroca completamente desorganizados por orden del comandante Germán Madroñero. En la retirada abandonaron material y heridos que «quedaron en poder del enemigo por no tener ambulancias para transportarlos». Uno de estos «desaparecidos» aquella jornada era Alfredo Pérez Navarro del Regimiento de Infantería nº 9, natural de Requena de 23 años. Su familia nunca tuvo noticias sobre él, salvo la notificación como desaparecido aquel día en Alijares. Probablemente acabó enterrado en el cementerio de Toledo, donde también aquellos días eran inhumados soldados franquistas y los ejecutados en la ciudad en el tramo 42.

Otro caído aquellos días fue Medina, cronista de la Tercera Bandera de Falange de Cáceres, quien asaltó el campamento de Alijares el día 17 y falleció posteriormente a causa de las heridas. Dos días antes habían avanzado hasta la ermita de la Guía donde encontraron a la virgen «en un montón de basura».

Comandancia General de Milicias: Alfredo Pérez Navarro (1936). Familia Carrascosa.

Las posiciones republicanas que quedaron establecidas al sur de Toledo estaban relativamente muy cerca de la ciudad. El 11 de octubre un grupo de aviones Heinkel procedente de Talavera bombardeó una pequeña concentración de fuerzas en las tapias de los cigarrales.

Por parte de los franquistas, que fijaron avanzadillas a pocos metros del puente de San Martín, ubicaron ametralladoras y observatorios en puntos elevados como la ermita de la Virgen de la Cabeza. Esta posición fue visitada por periodistas alemanes como Eduard Foertsch, quien fotografió el lugar con su cámara Leica desde varias perspectivas. La segunda imagen es de autor desconocido y se corresponde al mismo lugar en las posiciones de la ermita. El reportero que sujeta su cámara podría ser por sus rasgos físicos el toledano Pepe Rodríguez, del conocido estudio Casa Rodríguez. Añado una fotografía de la familia donde Pepe está de pie y es el segundo por la derecha. 

Puesto avanzado en la ermita de Santa María de la Cabeza en octubre de 1936. Foto familia Eduard Foertsch. 

El reportero gráfico Pepe Rodríguez en la posición de la ermita de Santa María de la Cabeza de Toledo. 

Establecimiento Fotográfico Rodríguez. Grupo Formado por Luis Rodríguez, Faustino Gómez y Pepe Rodríguez (de pie), Pablo Rodríguez, Mari (la cajera) y el «africano» (sentados), 2 militares y 2 muchachos empleados. Archivo Histórico Provincial de Toledo, Fondo Rodríguez. 

El Batallón de Voluntarios de Toledo se organizó tras la finalización del asedio del Alcázar con el comandante Félix Gutiérrez Cano como jefe y con sede en el palacio de la calle Santo Tomé, nº 29 (posiblemente el Palacio de Fuensalida con acceso desde esa calle). Durante los meses de octubre y noviembre de 1936 se crearon las diferentes compañías del nuevo batallón, que a partir de diciembre fueron distribuidas por el frente toledano. El 4 de diciembre de 1936 la 4ª Cía. se trasladaba hasta el campamento de Alijares para realizar tareas de fortificación y el día 10, la 2ª y 3ª compañías, al Cigarral de Malpán (actualmente en las cercanías de Bastida-La Olivilla-Cigarral El Bosque) y Cigarral de Villamarta, para sustituir al Bon. de Infantería de Argel. El 30 de diciembre la 5ª Cía. reforzó las posiciones de Malpán y la 2ª marchó a Alijares para cubrir el sector este.




En diciembre todavía parece que el frente estaba bastante tranquilo. Tanto es así que incluso el periodista Isidro Corbinos, acompañado del reportero Manzano, llegó sin problema desde Cobisa hasta pocos kilómetros de Toledo (leer aquí). 

Sin embargo, a partir de enero 1937 la actividad bélica comenzó a destacar en el diario de operaciones del Bon. de Voluntarios (reseño algunos días clave para hacernos una idea de esta actividad hasta mayo de 1937):

-       8 de enero: la 2ª Cía. informó del movimiento de grupos enemigos a pocos metros de su posición en el cigarral de Villamarta, por lo que se realizaron disparos sueltos y los republicanos contestaron al fuego. 

-       9 de enero: las fuerzas gubernamentales colocaron una bandera a 1km. aproximadamente frente a la 2ª Cía. en Villamarta. La 4ª Cía. en Alijares recibió fuerte tiroteo por parte de tropas enemigas llegadas desde la Cuesta de las Nieves y posteriormente de la Casa de la Legua.

    13 de enero: ataque con fusiles y armas automáticas en Malpán sobre las 19 horas con una duración de media hora y unos dos mil cartuchos disparados. 

-       14 de enero: acción de media hora contra las fuerzas ubicadas en el cigarral de Villamarta también a las 19 horas. 

-     20 de enero: seis milicianos consiguen pasar la línea defensiva y se entregan a la 2ª Cía. en Malpán informando del gran daño hecho a las milicias en el combate del día 14 de enero. 

-     21 y 22 de enero: se rectificó la línea ocupándose la ermita del Ángel y un puesto en la carretera a San Bernardo. Por parte de 43 individuos de la 2ª Cía. en el cigarral de Villamarta se realizó una incursión hasta el cigarral de Salvador Madariaga donde se colocó una bandera. 

-       24 enero: deserción de un sargento y un soldado de la 5ª Cía. en el campamento de Alijares. 

-       El 31 de enero se producía un ataque simultáneo en el sector de Alijares sobre las 16 horas y a las 17:30 contra la 2ª y 5ª Cías. en el sector de Malpán, además de las fuerzas presentes de Bailén y Requetés que sufrieron nutrido fuego de fusilería, cañón y armas automáticas. En Alijares, el ataque principal se produjo por parte de un escuadrón de Caballería enemiga que alcanzó las posiciones avanzadas. El enemigo se reforzó en la Casa de las Nieves y Casa de la Legua donde el ataque «tomó mayor incremento».

     9 de febrero: desde las posiciones republicanas llegó un perro hasta las posiciones avanzadas con prensa marxista y una nota firmada por un soldado del Batallón de Acero. El animal fue devuelto de igual manera al enemigo con prensa de la zona sublevada y una nota escrita. 

-    20 de febrero: dos bombardeos por parte de trimotores republicanos en el sector de Malpán. Las baterías antiaéreas pusieron en fuga a los aviones y el capitán de la 2ª Cía. creyó que uno de ellos fue abatido. El diario El Alcázar confirmaba el derribo de uno de estos aviones en zona republicana y otro averiado que aterrizó de emergencia tras las líneas.

-   24 de febrero: la observación acusa la construcción por parte de los republicanos de trincheras y posiciones para ubicar piezas de artillería para batir la Fábrica de Armas. 

-    22 de marzo: incursión sobre las posiciones republicanas cerca de la ermita de la Bastida.

-  10 de abril: tropas de la 4ª Cía. capturaron a un miliciano en el sector de Malpán. Información que notificó El Alcázar al día siguiente.



El 19 de abril de 1937 se produjo un intenso bombardeo artillero sobre la Fábrica de Armas que fue un detonante más para producirse la ampliación de la cabeza de puente de Toledo el 7 de mayo (sobre el bombardeo y la ampliación podéis encontrar más en la tesis de Ruiz Casero (2021).

El 7 de mayo de 1937, el diario del Batallón de Voluntarios indica el avance general de las fuerzas franquistas hacia el sur describiendo su apoyo desde las posiciones de la ermita de la Guía, Santa María de la Cabeza y Cerro Cortado. En el sector de Alijares se pasó un brigada republicano procedente de La Sisla que fue conducido hasta Toledo para su interrogatorio.

A partir de esta fecha las posiciones al sur del Tajo sufren variaciones hasta estabilizarse el frente, aunque durante los siguientes años los golpes de mano fueron constantes. En marzo de 1939 ya sabemos que se produjo la rotura de todo el frente con la Ofensiva final y la ocupación de todo el territorio al sur de la provincia de Toledo que marcó el final de la guerra. 

 

El fotógrafo Adolfo de Torres durante los asaltos contra el Alcázar de Toledo (1936)

4 comentarios

En septiembre de 1936 se produjo un cambio de estrategia por parte gubernamental contra el Alcázar de Toledo y sus defensores, quienes resistían el sitio desde el 21 de julio. El mando militar había recaído en el general José Asensio Torrado y en la ciudad, al frente de los sitiadores, se encontraba desde mediados de mes el teniente coronel José Barceló. La mina estalló bajo los muros de la fortaleza el 18 de septiembre y, aunque la destrucción del viejo edificio afectó a los frentes oeste y sur, el posterior asalto no tuvo los efectos deseados por parte de los republicanos.

toldo guerra civil española alcázar 1936 asedio


Esos días de septiembre la ciudad era un completo campo de batalla alrededor del Alcázar. Los periodistas y reporteros gráficos acudían a diario para conseguir las mejores fotografías y captar la posible toma del palacio de Carlos V. Uno de estos fotógrafos es Adolfo Torres Barrionuevo, un reportero poco reconocido y que su paso por la ciudad es mas bien anecdótico debido a la falta de documentación y material gráfico.

Sus apuntes biográficos fueron detallados por el fotoperiodista Antonio Jesús González, quien en 2021 publicó un artículo para Diario Córdoba con una investigación muy completa sobre su figura. Os dejo algunos datos para tener una idea de la trayectoria del fotógrafo. Adolfo Torres Barrionuevo (1891-1957) era natural de Córdoba, y durante la Gran Guerra llegó a combatir en los frentes de Francia como voluntario en la Legión Extranjera. A partir de los años 20 trabajaba como fotógrafo para diferentes diarios y semanarios cordobeses como La Voz, Actualidad, Renovación y Diario de Córdoba. En mayo de 1923 recibió el primer premio en la Exposición de Arte y Concurso de Fotografía durante la feria de Córdoba. En el periódico Diario de Córdoba donde destacaron sus fotografías en portada sobre la proclamación de la Segunda República en 1931.

toldo guerra civil española alcázar 1936 asedio
La Voz (Córdoba),16/04/1936.

En 1935 se encontraba en Madrid como miembro de la expedición del Ártabro al Amazonas, aunque finalmente el viaje se suspendió por motivos políticos y económicos. En la capital ejercía su profesión de reportero para publicaciones como ABC, Ahora y El Socialista, tal y como hemos confirmado en diferentes fechas y bajo la firma Foto Torres.

toledo asedio alcázar guerra civil 1936
Retrato de Adolfo Torres Barrionuevo (Diario Córdoba).

En julio de 1936 fotografió el entierro de Calvo Sotelo, momento en el que tuvo problemas con el capitán de Asalto Ángel Ramírez, destinado en la comisaría del Congreso. El 28 de julio fue detenido y la policía registró su domicilio acusado por el capitán de «confusionista», aunque ese mismo día obtuvo la libertad. En mayo de 1937 fue detenido otra vez y conducido a la Dirección General de Seguridad donde declaró no haber estado afiliado nunca a Falange Española y que los problemas con el capitán Ramírez se habían producido antes de iniciarse la sublevación militar y sin tener relación con esta. En su juicio testificaron a su favor numerosas personas, como los reporteros José González Guillén y Alfonso Sánchez Portela, además del redactor de El Socialista, Aniceto García Fernández, quienes dieron buenas impresiones de su trabajo y adhesión a la República. El 13 de julio de 1937 quedó absuelto de las acusaciones y fue puesto en libertad. En su ficha de filiación como fotógrafo de la Junta de Defensa de febrero de 1937 consta que trabaja para este último periódico, y «posee licencia y chapa nº 39 de la Unión de Informadores Gráficos».

toldo guerra civil española alcázar 1936 asedio
Ficha de filiación de fotógrafo de Adolfo Torres Barrionuevo de la Junta Delegada de Defensa de Madrid de 1937 (PARES).

Se han localizado cuatro copias positivas de Adolfo Torres realizadas en Toledo el 20 de septiembre, aunque es evidente que tomó más. Estas llevan al dorso la información manuscrita por el autor, además de un sello en tinta roja con el indicativo «A. de Torres». A pesar de que el reportero firmaba de manera habitual en los diarios como Foto Torres, gracias a su firma personal como A. de Torres en la ficha de filiación y otros documentos he podido identificar estas copias como de su autoría.

toldo guerra civil española alcázar 1936 asedio
Información al dorso de una fotografía de Adolfo Torres con su sello comercial (PARES).

El 20 de septiembre, el polaco «Chim» y Torres se encontraban juntos en Toledo y fotografiaron el mismo momento en la calle Comercio,  donde tomaron una imagen de grupo de los miembros del Regimiento Pasionaria-Bon. nº 13. Se puede comprobar en las personas retratadas y sus gestos, que cambian muy poco entre una imagen y otra e indica que se realizaron prácticamente a la vez. 

toldo guerra civil española alcázar 1936 asedio
Miembros del Regimiento Pasionaria en la calle Comercio el 20 de septiembre de 1936. Foto Chim y Foto A. de Torres (ICP / PARES). 

Las otras fotografías forman parte del asalto por la conocida cuesta del Alcázar. Torres, situado en la esquina de la plaza de Zocodover, capturó el avance de los milicianos y guardias de asalto por los escombros.

toldo guerra civil española alcázar 1936 asedio
Milicias al asalto entre los escombros de la plaza de Zocodover. Foto A. de Torres. 

Según la secuencia los asaltantes avanzaron poco a poco buscando posiciones para cubrirse hasta llegar al parapeto bajo el túnel del Simplón y subir rápidamente por la cuesta. Según la información al dorso, Torres fotografió cómo varios de los milicianos cargan con sillas de mimbre de las terrazas de los cafés para lanzarlas como combustible a los locales interiores del túnel, pertenecientes al Alcázar, y que ya están ardiendo según comprobamos por el humo.

toldo guerra civil española alcázar 1936 asedio
Barricada con escombros y otros materiales en la cuesta del Alcázar, junto al Simplón y los restos del Hotel Imperial. Foto A. de Torres. 

toldo guerra civil española alcázar 1936 asedio
Milicianos avanzando por la cuesta del Alcázar y cargando sillas para lanzar a los locales inferiores que están ardiendo. Foto A. de Torres.

Sin embargo, aquel día 20 se encontraban más fotoperiodistas en aquella posición, además de los operadores de cámara de los noticieros. Estas semanas, la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo está poniendo a disposición del público los vídeos originales de la Hearst Metrotone News conservados en la UCLA. Aunque hace un año ya estaban accesibles en el repositorio de la universidad norteamericana, se agradece la disposición en la plataforma Youtube para su fácil visualización por parte de la Real Academia: 

Enlacehttps://www.youtube.com/@realacademiatoledo 

Estas imágenes corresponden al asalto posterior a la mina el 18 de septiembre, aunque a partir del minuto 4:09 las escenas son de la jornada del 20 de septiembre, cuando se produjo un nuevo asalto contra las posiciones exteriores del Alcázar. Varios momentos captados por los noticieros también fueron inmortalizados por los fotógrafos, otro hecho que demuestra la manera de trabajar de estos y moverse por las barricadas en grupo. 

Os muestro capturas del vídeo del momento de avance por Zocodover, además de las fotografías de Torres, «Chim» y los alemanes Namuth y Reisner entre otros. Desde la esquina de la plaza de Zocodover, a cubierto en los soportales, los reporteros captan el avance entre los escombros de la manzana de viviendas destruidas en julio y del Gran Hotel Imperial ubicado en el nº 7. 

toledo asedio alcázar guerra civil 1936
Momento de avance entre los escombros de la plaza de Zocodover. Captura de vídeo HMN. 

Este mismo momento lo hemos visualizado en la fotografía de Torres. Se puede ver a los mismos milicianos, incluido el que carga con una caja y el guardia con chichonera a la derecha. 

toledo asedio alcázar guerra civil 1936
Momento de avance entre los escombros de la plaza de Zocodover. Captura de vídeo HMN. 

De igual manera, Namuth y Reisner con su cámara Rolleiflex cargada con película de 6x6 fotografiaron el mismo momento. Los negativos correspondientes de estas copias pude hallarlos e identificarlos entre 2021 y 2022 durante unas investigaciones en la Biblioteca Nacional, por lo que la escena me resultaba completamente familiar.

toledo asedio alcázar guerra civil 1936
Avance de los milicianos por los escombros de la plaza de Zocodover. Foto atribuido a Namuth y Reisner (ANC / BNE).

toledo asedio alcázar guerra civil 1936
Avance de los milicianos por los escombros de la plaza de Zocodover. Foto atribuido a Namuth y Reisner (ANC / BNE).

Dejo la fotografía de Torres que permite ver cómo los reporteros y camarógrafos estuvieron trabajando juntos en aquel momento en los soportales de la plaza de Zocodover: 

toledo asedio alcázar guerra civil 1936


Aquella jornada fue sin duda una de las más duras para los defensores de la fortaleza, que aguantaron durante horas el continuo bombardeo de la artillería en todos los frentes y el asalto de los sitiadores en la parte norte, principalmente contra el Gobierno Militar. A última hora del día, la situación en los puestos exteriores era tan complicada que desde el Alcázar el coronel Moscardó dio orden de retirada de estas posiciones y establecer una única posición en los restos de la fortaleza.

Según la información aportada por el fotoperiodista Antonio Jesús González, el fotógrafo Torres Barrionuevo reaparece en Barcelona en febrero de 1939 tras la toma de Barcelona por parte de los franquistas (información en Azul: órgano de la Falange Española de las JONS, 22 de febrero de 1939). Posteriormente, ya finalizada la contienda, se encuentra de nuevo en Córdoba realizando reportajes para Azul, como la visita del general Franco a la ciudad. El fotoperiodista cordobés apunta a la posibilidad de que Torres Barrionuevo fuera un agente doble durante la guerra, ya que pudo continuar con su profesión de reportero gráfico sin ningún problema años después a pesar de haber trabajado en zona republicana y para el Ministerio de la Guerra de la República.

De esta manera, recuperamos y reconocemos la figura del reportero Adolfo Torres y su labor profesional durante la guerra en Toledo, además de establecer la manera de trabajar en momentos clave del asedio del Alcázar para los profesionales del reporterismo gráfico de la época.

**Edición 22 de mayo de 2024:

Repasando las fotografías de Chim en la La Maleta Mexicana he destacado una donde aparece de espaldas el comandante Emilio Torres y el general Asensio, además de un tercer personaje desconocido. Por sus rasgos físicos podría tratarse de Adolfo Torres Barrionuevo (añado la fotografía para comparar con la suya de los años 20). Otro punto que añadir a esta hipótesis es que la fotografía anterior de la tira de negativos realizada por Chim se corresponde a la imagen de los guardias y milicias con la bandera del Regimiento Pasionaria, por lo que refuerza u presencia en la fotografía junto a los oficiales militares.






Más datos sobre Torres Barrionuevo: 

http://www.artearqueohistoria.com/spip/IMG/pdf/-35.pdf