La mujer durante la Guerra Civil en Toledo

No hay comentarios
Con el inicio de la sublevación militar en julio de 1936, la vida de la mujer quedó trastocada en todo el territorio nacional. Años atrás, se había conseguido una mayor presencia femenina en numerosos ámbitos políticos y sociales, consiguiendo una fuerte autonomía en su vida pública e incluso privada. Como en todos los conflictos, la sociedad quedó dividida y la mujer sufrió esta división según el poder establecido en cada zona. Muchas sintieron el deber de defender la República y la democracia, que las había permitido tener un importante papel más protagonista en la política española donde destacaron figuras como Margarita Nelken o Dolores Ibárruri. Con el golpe, en las zonas sublevadas y en los terrenos que se iban conquistando, se establecieron unos ideales más conservadores. Esa imagen tradicional de la mujer española se acrecentó, ejerciendo un puesto secundario en la retaguardia y, en general, una mujer más relacionada con el hogar, al servicio de su marido y de sus hijos. 

Analizando las fotografías realizadas en la ciudad de Toledo durante el asedio del Alcázar en 1936, nos encontramos con dos diferentes realidades o dos modelos representativos de mujer muy distantes entre sí; por un lado, la mujer combativa y miliciana, por otro, la mujer establecida en el interior del Alcázar bajo el asedio de las fuerzas republicanas. 

toledo guerra civil miliciana
Miliciana a su llegada a Toledo en julio de 1936 (Foto Piortiz / ABC).