lunes, 21 de julio de 2014

78 años después.....

Después de completarse la concentración de la guardia civil en la ciudad y tras varias conversaciones telefónicas mantenidas con el Ministerio de la Guerra quien reclamaba el envío de municiones de la Fábrica de Armas, Moscardó decide declarar el Estado de Guerra en Toledo el 21 de julio de 1936.
A las 7 de la mañana un sección de infantería junto a varios guardias civiles y a la cabeza el capitán Vela Hidalgo, salen del Alcázar hacia las principales plazas y calles para pregonar la proclamación del estado de guerra. Minutos antes, ya se había leído el bando en el patio central de la Academia. Se ordena detener a los dirigentes políticos y sindicalistas mas significados solo deteniéndose al maestro de la cárcel, Francisco Sánchez López. 
Se distribuyen fuerzas por la ciudad, ocupando puertas, puentes y los principales puntos y edificios significativos. En la Fábrica de Armas, el coronel Soto no pudo evitar que se cargaran las municiones en cinco camiones de los llegados junto a la guardia civil siendo transportadas hacia el Alcázar. 
En sustitución del gobernador civil, Manuel María González, quien dimitía en el cargo y se encerraba en el Alcázar junto a su familia, se nombró como nuevo gobernador a Justo del Pozo Iglesias, notario toledano. 





Mientras los camiones subían la munición hacia el Alcázar, el último de estos fue alcanzado por una bomba en un ataque aéreo (el Ministerio de la Guerra había ordenado el bombardeo a primeras horas de la tarde) causando algunas bajas entre los sublevados. 
Comienzan algunos tiroteos desde las casas y calles más cercanas a la fortaleza.

Primeros combates en la calle Armas, cerca de la Plaza de Zocodover. 22 julio de 1936.


La columna Riquelme llegó a Toledo sobre las 17h. tomando contacto y algún previo tiroteo con los hombres de Villalba en el Hospital de Tavera. Probablemente, los combates comenzaron al día siguiente y no el dia 21. Según J.M.Ruiz Alonso la columna tuvo que organizarse e instruir a los milicianos que se habían unido antes de combatir. El diario de operaciones señala una llamada telefónica por la noche de Riquelme a Moscardó como ultimátum antes del combate.


''El General Riquelme, por la noche, llamó desde Toledo al Comandante Militar, conminándole a la rendición, y preguntándote qué motivos había para la aptitud adoptada, contestándole que ante todo el amor a España que se veía en poder del marxismo, nuestra confianza ciega en el General Franco y la deshonrosa e indigna orden de entregar a las Milicias rojas el armamento de los Caballeros Cadetes.''
Diario de Operaciones del Alcázar de Toledo - 21 Julio 1936



Incendio de un grupo de casas en la misma plaza de Zocodover durante los primeros días de asedio. 


El día 22 comienza el combate, la columna formada por dos compañías de infantería, grupo de guardias de asalto y coches blindados del comandante Torres, un batería de 105 mm. y un grupo indeterminado de milicianos madrileños (Águilas Libertarias) junto a los vecinos de los pueblos y de Toledo que se unieron al llegar. El nuevo gobernador civil republicano, José Vega López, telefoneó a Moscardó en un último intento para evitar la lucha, siendo rechazada tal propuesta tras reunirse el coronel con el resto de jefes.
La columna se dividió en dos, parte de ella hacia la Fábrica de Armas y la otra hacia la entrada de la ciudad donde se encuentra el Hospital de Tavera, defendido por los hombres de Villalba. La Fábrica fue tomada rápidamente por el Reg. de León nº2. Cuando la lucha en el Hospital de Tavera era prácticamente insostenible, se dio la orden de retirada y los hombres de Riquelme salieron dirección el Alcázar cubiertos por sus compañeros desde el Convento de los Carmelitas Descalzos. Todos los grupos dentro de la ciudad fueron retirándose a medida que la columna avanzaba por las calles. Los últimos en llegar a la fortaleza fueron los grupos de Silvano Cirujano desde la plaza de Padilla y los de la Prisión Provincial. Los guardias civiles que se encontraban en Radio Toledo y en el Banco de España fueron hechos prisioneros al cortarse su vía de retirada. Comienza el asedio del Alcázar y sus edificios colindantes.


Restos de impactos en la Fábrica de Armas de Toledo. 


*Primeros momentos del asedio 21 y 22 de julio de 1936.  Plaza de Zocodover y calle Armas.












No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toledo GCE

Buscar...

Bibliografía

Bibliografía



Libros

La defensa del Alcázar de Toledo - J.M. Barranco Gil
Luis Quintanilla - Los rehenes del Alcázar de Toledo
La batalla de Madrid - J.Martínez Reverte
El error militar de las iquierdas - Abraham Guillén
Diario de la guerra de España - Mijail Koltsov
Ruta libertadora de la columna Castejón - C.G. Ortiz de Villajos
La guerra civil en la Provincia de Toledo - J.M. Ruiz Alonso
El Alcázar de Toledo no se rinde - Blas Piñar Gutiérrez / Jorge Fernández-Coppel
Toledo 1936 Asedio y liberación del Alcázar - Francisco Martínez Canales
Franco y Toledo - Luis Moreno Nieto
La guerra que yo viví - Jesús Izcaray
La prensa en la GCE. Toledo 1936-1939 - Jorge-M. Miranda Encinas
La Guerra Civil en la Provincia de Toledo (I-II) - J.M.Ruiz Alonso
Por qué se perdió la República - Sixto Agudo
Más allá del Alcázar - Luis A. Ruiz Casero
Idealistas bajo las balas - Paul Preston
La foto de Capa - Fernando Penco
El asedio del Alcázar de Toledo - Salustanquidio Orox
Mitologia de la cruzada de Franco: El Alcázar de Toledo - I. Herreros
Alemanes en la Guerra Civil: Legión Cóndor - R. Arias Ramos/L. Molina Franco
Esperando a Robert Capa - Susana Fortes
La Falange Imperial: Crónica de la Falange toledana - J.L. Jerez Riesco



Fotógrafos

Albero y Segovia
Robert Capa
Alfonso Sánchez García
Col. Vicent Doherty
Hans Namuth / George Reisner
Piortiz
Luis Vidal
Foto Rodríguez
Erich Andres
David / Canales Marí / Marina / Alfonso y Marín (Ahora)
Videa
Gerda Taro